Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

La vergüenza de la Ciutat de Repòs

La Ciutat de Repòs es otro monumento a la incapacidad de las Administraciones para dar rentabilidad al patrimonio público.

Whatsapp

Sería difícil encontrar otra ciudad que compita con Tarragona en el abandono de edificios y espacios emblemáticos. De todos ellos destaca, por volumen y grado de deterioro, la que fuera Ciutat de Repòs i Vacances, un complejo ubicado en un lugar privilegiado de 8,6 hectáreas que en estos momentos languidece entre el abandono y la falta de proyecto por parte de la Generalitat, que es su actual propietaria. Nació como Ciudad Residencial de Educación y Descanso en 1954. Fue la primera de España diseñada por el régimen franquista para ofrecer vacaciones baratas a los trabajadores. Con la democracia y el traspaso de competencias a las comunidades autónomas, la Generalitat se hizo cargo del complejo que siguió funcionando tras una inversión de 600.000 euros para su mantenimiento. Sirvió de poco el parcheo y hace cinco años la Generalitat echó el cierre definitivo a la Ciutat de Repòs. Ahora, la única salida para devolver vida al enclave, ha sido ponerlo en alquiler por 480.000 euros al año. No hay nadie interesado ni se espera que lo haya. Para complicar las cosas, el Plan de Ordenación Urbanística Municipal impide que en esta zona se puedan construir hoteles. El resultado final es que Tarragona se ve nuevamente atrapada por la inoperancia de sus Administraciones públicas. Emblemas urbanos que podrían dar atractivo a la ciudad son cementerios ruinosos, monumentos a la incapacidad para rentabilizar el patrimonio público. Una vergüenza.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También