Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Lágrimas de Piqué

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

Manuel Milián, que habla latín, igual que su mentor Manuel Fraga, que sabía gallego, castellano, francés, italiano, inglés, alemán y latín, no tendrían dificultad en traducir las palabras que Virgilio dirige a un recién nacido: «Incipe, parve puer, risu cognoscere matrem» (Comienza, pequeño, por reconocer a tu madre en su sonrisa).

Es lo primero que un niño reconocen en la vida: la cara sonriente de su madre. Más tarde la apertura de los ojos al mundo y a uno mismo, ocupan la atención de aquel niño, ya con una vocación propia, una profesionalidad en construcción, por ejemplo el fútbol, y un amor apasionado, verbigracia Shakira, que canta en su corazón.

Pero en momentos clave, es el caso de Gerard Piqué cuando le dan el premio al mejor deportista catalán del año, evoca a aquellos padres que le llevaron a La Masia y llora de gratitud recordando la primera sonrisa que vieron sus ojos.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También