Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Las decisiones judiciales

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

Los jueces suelen hacer valer sus argumentos. En Dinamarca un magistrado ordenó: «¡Que saquen al perro de esta sala!». El abogado argumentó: «Perdón, pero no hay ninguna ley que diga que no puede estar», a lo que el juez replicó: «Bien, pero hay una que dice que se prohíbe la entrada a menores de 18 años».

Estos días la Audiencia Nacional ordenó que le llevaran a los miembros de la CUP que no habían acudido a su cita. Conducidos allí, se acogieron al derecho a no declarar. La Constitución obliga a algunas cosas y garantiza otras. Lo que no contempla es que los autos judiciales se cumplan solo cuando a uno le vienen de gusto.

Es cierto –sólo faltaría– que las leyes pueden cambiarse, pero mientras no se cambien están vigentes. Las decisiones del TC también pueden ser recurridas, en tribunales europeos, pero desobedecerlas en nombre de la democracia tendrá poco reconocimiento.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También