Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Las primeras horas de Tsipras

No hay Gobierno en el mundo capaz de devolver unos 225.000 millones de euros de deuda sin una gran quita y mucho tiempo
Whatsapp

El nuevo primer ministro griego, Alexis Tsipras, está desplegando un dinamismo inaudito. Tanta rapidez hace pensar que todo estaba perfectamente previsto y premeditado por el joven (40 años) Tsipras, de quien, muy adecuadamente, se ha subrayado estos días que ya era un veterano de la política. Está en el Parlamento desde hace diez años y ha politiqueado en la izquierda plural de todas las extracciones todo lo necesario hasta llegar ahora. Y ahora, justamente, ahora, da el Ministerio de Defensa (y cuatro modestas subsecretarías) a Kammenos, un nacionalista que inquieta en Turquía y en Macedonia, pero, que se sepa, nada en la OTAN. Y da toda la gestión económica a tres economistas reputados y profesionales: el vicepresidente del Gobierno, Yanis Dragasakis, el ministro de Hacienda, Yanis Varufakis, y el de Economía y Desarrollo (con competencias sobre Comercio, Fomento, Turismo etc.) Yorgos Stazakis. Dialécticamente ya está hecha la gran operación de indicar de qué va la nueva administración: va de negociar (están llegando Martin Shutz y Jeroen Dijsselbloem) tras hacer asumir a la troika que no hay Gobierno en el mundo capaz de devolver unos 225.000 millones de euros de deuda sin una gran quita y mucho tiempo. Y esto, curiosamente, sucede cuando reputados especialistas (el dúo Reinhart-Rogoff…) nos aterrorizan y otros (Frenkel, Watt.) escriben sin inmutarseque esa deuda es, sin embargo, sustainable.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También