Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Lavar y marcar

El metálico está peor visto cuanto más al norte. Dinamarca va a prohibirlo el próximo año
Whatsapp

Desde las torres gemelas hemos mudado de aires y en nombre de la seguridad y con la herramienta de la tecnología los ciudadanos pierden libertad sin que nadie rechiste por si resulta sospechoso. La lucha contra la corrupción, terrorismo, fraude fiscal, blanqueo de capitales, delincuencia organizada, tráfico de armas y narcóticos o trata de blancas e inmigrantes, justifican una vigilancia que camina más veloz que las plumas de los escritores de ciencia-ficción. Y casi sin darnos cuenta hemos traspasado un portal dimensional y penetrado en un Universo llamado 7/24 que nos lleva sin remedio hacia una nueva era.

Entre todos los hitos de esta transformación que por desgracia cuenta con muchos devotos, produce especial desasosiego la posible conversión de un título-valor al portador, en una anotación en cuenta nominativa. Hablando en plata, se trata de la desaparición del dinero contante y sonante que técnicamente será posible, sostiene el periodista económico Miguel Alba, cuando se desarrollen sistemas contáctiles sin línea telefónica (NFC), y puedas pagar el diario dándole con el dedo en el entrecejo del tendero.

Todo comenzó con las tarjetas que nacieron casi al mismo tiempo que la moneda dejó de estar respaldada por el patrón-oro. Mi American Express dice ‘Titular desde 86’. Desde entonces, paulatinamente, el plástico ha sustituido al efectivo y sólo hace falta visitar un país árabe en donde jalean a las odaliscas volando billetes para darte cuenta de que, en Suecia –en donde imprimieron la primera corona en 1661–, el cash apenas representa el 2% de las transacciones.

El metálico está peor visto cuanto más al norte. Dinamarca va a prohibir el próximo año el pago al contado y su Banco Central quiere cerrar la Fábrica de Moneda y Timbre porque no es rentable. Los franceses van a limitar el efectivo salvo en las boutiques de alta costura donde se lleva el negro. La pasta en Italia se usa en tres de cada cuatro operaciones, y Grecia se propone reducir el IVA un 3% a quienes paguen con tarjeta de crédito.

Y es lógico que aparezca como algo clandestino junto con las armas o las drogas en las mesas de incautaciones policiales, o que se conozcan como Bin Laden a los billetes de 500 €, porque un mundo sin monederos sería un lugar ideal con menos guerras o actos terroristas. Por ejemplo, el pasado año en Suecia se perpetraron 5 asaltos a mano armada en bancos, pues los atracos disminuyen en la proporción que aumentan los pagos digitales.

Las multas se descontarán con el flash de los radares, nadie podrá justificar los ingresos o gastos suntuosos en actividades inmorales y no hará falta tanta policía. Los sobres, las huchas, los peristas, los mendigos, las lavadoras, el trapicheo, el aguinaldo, los falsificadores, la paga semanal o el cepillo de la iglesia desaparecerán como los carritos del supermercado. A cambio, recordaremos como un mal sueño al Ministro de Hacienda pues habrá una tributación única por trasferencia (tasa Tobin) que terminará con la pobreza, y en caso de necesidad, dice el subdirector de Vozpópuli, Miguel Alba, quienes nos controlan podrán hacer un bail-in (quita general) sobre los depósitos.

Hay un estudio de la Asociación Europea de Gestión Financiera (EFMA), Cards and payments: Are Banks ready to meet the challenges of an uncertain future?, que aconseja una banca móvil integral para proporcionar un entorno mundial más seguro, y pronostica que en un decenio nos quedamos sin blanca.

Las leyes de la Europa que otrora fue la forjadora de las libertades individuales han dejado de defender la confidencialidad de los datos bancarios y el control de los nuevos dictadores financieros sería absoluto. Así que sólo puedes poner en la balanza a quienes queremos preservar el inalienable derecho a la intimidad y no deseamos desterrarnos a una comunidad amish, regresando al trueque, las pepitas o la poligamia.

También en contra, que las divisas representan a los estados, que las economías de países pobres entrarían en bancarrota, o que a los pensionistas que regularmente van a la caja a que les exhiban el dinero de la libreta de ahorros, les dará un patatús. Finalmente, la medida que debería ser acordada planetariamente, se retrasará mientras existan políticos yonquis del dinero, como Marcos Benavente que quiere desintoxicarse.

En el Universo 7 días/24 horas habrá quien con dinero o sin dinero haga siempre lo que quiero. La mafia roja ya hace tiempo que está dejando el crimen organizado para centrarse en Internet. El malware para móviles y tabletas se ha triplicado este trimestre y los troyanos, robos de secretos industriales, suplantaciones de identidad, chantajes o ataques ciber-terroristas son una realidad cada vez más extendida. La semana pasada en el Registro tuvimos que adquirir una medicina (Te225Decrypt) porque un hacker que aparecía y desaparecía nos había infectado con un criptolocker.

La primera moneda se acuñó con 4,75 gramos de oro blanco de los yacimientos de Éfeso allá por el siglo VII antes de Cristo, y probablemente, en un futuro más próximo de lo que parece, existirá dinero intangible fuera del control de los bancos centrales que, como los Bitcoin, también se extraen de una mina virtual. Y la corrupción consistirá en anotarse numerario por las bravas en las billeteras digitales, que es lo que pasa siempre que en la feria hay puntos canjeables de por medio.

Temas

  • TRIBUNA

Comentarios

Lea También