Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Les cartes al director del dia

Whatsapp

Política en mente correcta

«Querer es poder que no poder es querer». Dar servicio es una de las acciones más reconfortables que un ser humano puede realizar, y tener en nómina la posibilidad de poderlo ofrecer es, sin duda, toda una oportunidad que debería ser sólo motivo de recompensa.

Todavía hay quienes confunden oficios y pretenden que los políticos mediquen o adivinen, incluso protagonicen, cuando entre comillas y entre la gente, «tan sólo» deberían preocuparse y ocuparse de gestionar adecuadamente los recursos naturales, y los producidos, para que una sociedad fluya ordenadamente procurando y disponiendo una mejora creciente a las personas que la componen.

Desgraciadamente hay oficios en el que el desempeño diario carece de valor, que no valores, sin un resultado final en positivo y la ocupación a la política es una de ellas. De buenas intenciones se nutre la demagogia y fracasa el charlatán. No hay mejor político que el que no espera a que lleguen a su consulta las intenciones ni peticiones sino el que busca la idea y promueve, y detecta la carencia y nutre con eficacia. Ser político puede ser realmente un regalo y no hay que confundir entre ser servicial y dar servicio.

Propuesta, hecho y supervisión deben ser los tres exámenes con nota que han de aprobar tras la aprobación del electorado, en caso de suspenso, política mente incorrecta.

Óscar Molero Espinosa

(Els Pallaresos)

Son ‘solo’ animales

Así lo reflejan los actos, hechos y gestos de gran parte de la sociedad. Mientras en nuestro país nos las damos de civilizados, nos encontramos realmente a la cola de la consciencia por el respeto a la vida general. Y no es extraño. Mientras unos mercadean con vidas humanas, otros lo hacen con animales. Mientras algunos desatienden a sus hijos, otros abandonan a sus animales.

Que en una perrera municipal, en pleno invierno, los recintos se limpien con agua a presión puede entenderse. Pero que los animales que los habitan sufran el mismo baño, y queden a la intemperie en un ambiente no solo húmedo sino mojado, habiendo opciones de tenerlos secos, roza, por no decir se torna, en maltrato hacia los animales.

Que nuestros impuestos sirvan para algo más que las obras públicas, y se destinen a hospitales, educación. Que una pequeña parte de éstos se destinen a disponer de herramientas y medios para que los funcionarios de perreras puedan hacer su trabajo sin que de ello se desprenda un perjuicio para los animales.

Debemos ser capaces de hacerlo. Tenemos la capacidad del raciocinio. Y la sartén por el mango. Usemos el criterio, el respeto y algo más que las manos para tomar las decisiones y llevar a cabo los trabajos.

Como decía Albert Schweitzer: «No me importa si el animal es capaz de razonar, sólo sé que es capaz de sufrir y, por eso, lo considero mi prójimo».

Cristina Tenas

Savis polítics?

És lògic que a una comarca la població més allunyada de l’hospital no tingui servei d’ambulància i altres, més properes i amb menys habitants, sí? Això està a punt de passar a Alcanar (10.000 habitants), municipi més al sud de Catalunya, a la comarca del Montsià, situat a 40 km de l’Hospital de Tortosa.

L’única explicació amb sentit és que es tracta d’una errada a l’hora d’assignar les ambulàncies i, per tant, encara confio (potser ja per darrera vegada) que rectificaran, encara que sigui per allò que rectificar és de savis...

Robert Garcia Pano

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También