Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Les cartes al director del dia

Whatsapp

La pérdida de confianza transmitida en votos

Dentro de los múltiples análisis que se han hecho durante los pasados días sobre el resultado de las elecciones del pasado 24 de mayo, un diario de tirada nacional publicaba un estudio sobre la influencia del malestar de los católicos en la pérdida de confianza sufrida por el Partido Popular. A lo largo de la actual legislatura, diversas asociaciones civiles que defienden la vida humana ya advirtieron al Gobierno de las consecuencias que tendría el mantenimiento de la ley Aído, que considera al aborto como un derecho. El Partido Popular, entonces en la oposición, recurrió al Tribunal Constitucional para impugnarla al tiempo que incorporaba en su programa el propósito de derogarla en caso de llegar al poder. El hecho de mantenerla y hasta de darla carta de autenticidad con su aprobación ha retraído a muchos votantes del PP, conozco varios casos.

Enric Barrull Casals

(Tarragona)

El himno nacional de España

El 9 de junio, en la sección de opinión ‘Tribuna’ del Diari, se publicó un artículo del catedrático de historia del derecho y de las instituciones, por la URV, Antoni Jordà Fernández sobre el tema de los silbidos dedicados al himno nacional de España previos a la celebración de la final de la Copa del Rey entre el Athletic Club de Bilbao y el FC Barcelona, disputada en el impresionante escenario del Camp Nou.

En primer lugar quiero decir que lo considero muy oportuno y didáctico, pues mucha gente, entre otros un servidor, desconocía que la interpretación de este himno nacional estaba regulada por el Real Decreto 1560/1997, de 10 de octubre. Como el Sr. Antoni Jordà lo explicó muy bien, intentaré no repetir lo ya dicho por esta autorizada pluma, más sí escribiré sobre un par de cosas que me parece muy interesante destacar, después de consultar algunas fuentes sobre este asunto y el propio Real Decreto.

Sobre esta base legal yo interpreto lo siguiente: la final de la Copa del Rey es un acto oficial y deportivo que organiza la RFEF, no el Estado Español propiamente dicho ni Comunidad Autónoma alguna, y en el que participan exclusivamente equipos españoles, por lo que, a mi juicio, no cabría otra cosa que la interpretación de los himnos deportivos de los dos equipos participantes. No obstante, si por costumbre o usos protocolarios se interpretase el himno nacional español, éste se haría antes de los himnos deportivos, y los asistentes civiles a este acto habrían de guardar una actitud de respeto, y en el caso de personas uniformadas se realizaría el saludo reglamentario (Art.4). Otra cosa distinta es en los partidos internacionales (equipos o selecciones nacionales) organizados por la UEFA o la FIFA, en los que es preceptiva la interpretación de los himnos oficiales de las naciones a las que pertenecen los equipos participantes (equipo o selección nacional) cuando asisten las representaciones oficiales de esas naciones.

Ah! Se me olvidaba dar mi opinión sobre los silbidos. En las afueras del campo se repartieron unos diez mil silbatos para invitar a la gente a silbar y dificultar la audición del himno, lo que probablemente provocó que muchas personas se sintieran mediatizadas a la hora de ejercer su derecho a manifestar su respeto ante la interpretación del himno nacional y la presencia del Rey Felipe VI, Jefe del Estado Español y patrocinador de la Copa. Por lo tanto, a mí me pareció una falta de respeto premeditada, no espontánea. Pero nada más y nada menos.

José Antonio Luances

(Tarragona)

Problema real

La Defensora del Pueblo ha hecho un censo de viviendas de protección oficial vacías y parece que hay al menos 13.000. Con las garantías necesarias, esas viviendas deberían cumplir la función social para las que se construyeron. Hay que responder con soluciones, sin demagogia, y con políticas sociales, a los que han convertido un problema real en una bandera ideológica.

Xus de Madrid

(Palamós)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También