Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Les cartes al director del dia

Whatsapp

Negociar?

Força gent, com ara Iceta, J. Borrell, Gay de Montellà, J. Bonet de Freixenet, Duran, etc., sempre diuen que s’ha de negociar amb Madrid. Però, quan? Com? I amb qui? Que no s’ha intentat contínuament des de fa moltíssims d’anys? Fa poc la pròpia Camacho (PP) anà a Madrid a provar de parlar amb el Gobierno per millorar el finançament de Catalunya (de PP a PP!). Cop de porta i cua entre cames. En Duran, de bona fe digna de millor causa, ho ha intentat anys i panys, amb les seves bones parauletes (dit sigui de pas, potser en Duran ha passat massa temps a la ‘capital’ i li ‘han comido el coco’). El Gobierno sempre ‘no’.

És molt difícil negociar entre desiguals i Catalunya té poca força econòmica i jurídica. La Constitución ho talla tot!

El dilema és: Espanya sense Catalunya s’empobreix molt i Catalunya amb Espanya es continua perjudicant perquè segueix l’espoli fiscal. Per tenir certa força en la negociació, cal que es demostri que gairebé tots els ciutadans del país reclamen un millor tracte. Amb quina força volen negociar els partidaris de la tercera via que he citat abans? Amb la de la raó? Que no es veu que l’establishment de Madrid mai no cedirà la mamella, les aportacions econòmiques i fiscals de Catalunya, que li són la vida? (Ara ja comencen a queixar-se València i Balears).

Amenaça del Gobierno: Catalunya sortirà d’Europa. Fals. Europa posa damunt de la taula vora un bilió d’euros perquè Grècia (un país petit al costat de Catalunya) no se’n vagi! Amb el federalisme que reclamen alguns, passa igual. És una il·lusió aconseguir un federalisme que no espoliï.

És clar: els partidaris de la tercera via estan molt còmodes, ja que si gràcies a una forta negociació fruit de la possibilitat de la independència, s’obté justícia per a Catalunya, diran el clàssic ‘ja ho deia jo’, que s’havia de negociar: però oblidaran que no ho hauran fet ells sinó Mas i Junqueras, els defensors del país, amb la força de tot un poble. El 27-S cal votar!

Francesc Font de Rubinat

(Advocat, Reus)

Eso, tu madre

Soy de la generación de mitad de siglo pasado. Los hombres, salvo el domingo, se iban pronto de casa para ganarse el jornal y entregarlo a la esposa para el mantenimiento de la familia. Lo veíamos más bien poco, el contacto era ínfimo, pero eso sí, tenía muy claro que los temas cotidianos de los hijos había que contar con la madre. Mientras éramos pequeños, allá que te va, pero a la llegada de la pubertad, el tema se complicaba. Sabíamos perfectamente que lo que pedíamos nuestra mami nos iba a decir que nones, por lo que dábamos la vuelta y aprovechando el momento, zas, la sugerencia directa al progenitor. Ni por esas, por toda contestación nos increpaba: ¿Se lo has preguntado a tu madre? ¿Tu madre ya lo sabe? ¿Qué te ha dicho tu madre? Después de titubear buscando excusas y a sabiendas de no se iba a sacar del padre de familia la concesión a nuestra propuesta, con las orejas gachas, nos olvidábamos del tema y esperábamos una mejor ocasión.

Qué tiempos aquellos donde uno más uno eran más que dos.

Visitación Juárez Laiz

(Tarragona)

Réplica sobre la vejez

Quería replicar el artículo ‘Cálculos de resistencia’ (Diari de Tarragona, 28 de agosto de 2015). De acuerdo con el contenido, pero, respecto a la frase: «Ser viejo, aunque sea un agravio y una humillación, no equivale a ser tonto», discrepo totalmente en su primera parte. Llegar a viejo es un privilegio, pues de no hacerlo es una vida rota.

Son muchas las culturas que respetan, por no decir veneran, a los ancianos y ello es lo contrario de agravio y humillación. Para las personas viejas o ancianas, como quiera usted llamarlo, la vida se compone muchas veces de recuerdos y éstos, suelen ser positivos, ya que lo negativo, a estas alturas, mejor no meterlo en la mochilla de nuestra vida.

Sr. Alcántara, de acuerdo en que ser viejo no equivale a ser tonto, pero, ¿usted en el fondo cree que es un agravio y una humillación? Leyendo sus escritos no parece una persona que considere una humillación la vejez. Puede que sus opiniones tengan más fundamento que las mías; yo también soy vieja, no obstante creo que la vejez vale la pena vivirla sin ningún trauma solo por el mero hecho de ser viejo y, por ello, es por lo que de ninguna manera puedo opinar como usted.

Montserrat Serra

(Tarragona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También