Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Les cartes al director del dia

Whatsapp

Pérez-Reverte,Sabina y Tardà

El pasado domingo en un diario de ámbito nacional se publicó una amplia entrevista a Pérez-Reverte y Joaquín Sabina, dos coetáneos de gran talento y reconocido prestigio (el primero escritor y académico de la RAE, y el otro gran cantautor ). Se trata de una larga conversación en que hablan de todo, incluso de política. En ella abordan también el tema catalán y ninguno de los dos se muestra, para nada, entusiasmado con el separatismo.

Pérez-Reverte se confiesa «jacobino» y lamenta que el asunto no se solucionase en el siglo XVIII como ocurrió en Francia: «La Revolución Francesa hizo una Francia jacobina y con futuro mientras que nosotros nos quedamos anclados en los viejos fueros medievales». Sabina se adhiere a la misma tesis y dice: «Yo, que llevo en mis venas gotas de sangre jacobina, recurriré en este caso a la tradición histórica de la izquierda: ¡Vayamos al internacionalismo! Regresar al aldeanismo no tiene ningún sentido, así que no siento ningún respeto por el asunto catalán». El dirigente de ERC Joan Tardà no tardó en responderles en su Twitter: «..., com el fatxes. Quin fàstic!»

Estar asqueado y llamar fascistas a Peréz-Reverte y Sabina por sus declaraciones no puede ser más antidemocrático y, además, pues hombre es... es el colmo ¿no?... Pero en eso lo que se viene haciendo en Cataluña, al menos, en los últimos 35 años. El primer dogma del nacionalismo ha sido siempre la obligatoriedad, es decir, o se es nacionalista o se es un «facha» españolista. Ellos son los que determinan quiénes son demócratas o fascistas, quiénes son buenos o malos catalanes. Si algo subleva a los mediocres del rebaño identitario es el talento individual, un salvoconducto que exonera a algunos elegidos de la condena de tener que subsistir del favor de los Pujol, los Mas o los Puigdemont de turno.

Salvador Caamaño Morado

(Bonavista-Tarragona)

¡Lo increíble!

Aún no ha terminado una crisis en la cual creo recordar que los primeros perjudicados fueron los pensionistas, y que la banca se quedó sin dinero por expoliación de los mismos dirigentes, el gobierno en funciones anuncia, en la página 35 del Diari de Tarragona de fecha 9-2-2016, que en el futuro las pensiones sufrirán una bajada del 35%. Y yo que, confiado en que pronto se establecería el nuevo Gobierno central presidido ‘interinamente’ por Don Mariano Rajoy, preparaba dos peticiones: una para ayudar a la Imperial Tarragona en los Juegos del Mediterráneo del 2017 y la otra para subir las pensiones, corregir el paro, ayudar a sanidad y proteger la enseñanza.

¿He de creer que me he equivocado? Eso no es lo que el pueblo espera de los nuevos y viejos mandatarios. Esperamos todos, o al menos la mayoría absoluta, que pueda cumplirse lo relatado en su totalidad; y el firme propósito de un pleno entendimiento entre Gobierno central y todas las autonomías; y especialmente Cataluña, con sus ‘razonables’ particularidades incluidas.

Pido a Dios que haga reflexionar a todos los responsables, para tratar muy seriamente lo que, según mi criterio, es totalmente necesario para el bien común. Así lo espera y confía.

Joaquín Suñé

(Salou)

Respeto

Todos estamos de acuerdo en defender el derecho a la libertad de expresión, pero de sentido común es reconocer que tiene unos limites y uno de ellos es la agresión a los valores religiosos mofándose de ellos. Hemos presenciado con estupor como en los premios Ciudad de Barcelona se ha consentido que se recitara una parodia de la mas importante oración cristiana, el padrenuestro, pero de una forma totalmente irrespetuosa, soez e irreverente, ofendiendo y menospreciando a muchas personas que utilizan esta oración para comunicarse con Dios . Lo que también me ha sorprendido son las declaraciones del concejal de Esquerra Republicana Alfred Bosch, escritor, profesor, político, etc., defendiendo lo acaecido alegando una libertad de expresión sin límites.

Pilar Peña Saiz

(Barcelona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También