Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Les cartes al director del dia

Whatsapp

Tarragona es de una complejidad brutal

No sé si estaréis de acuerdo conmigo, pero en muchos aspectos Tarragona es de una complejidad brutal, y cada vez más. Os propongo que naveguéis en Google buscando qué imágenes devuelve el servidor las palabras «Tarragona compleja». ¿Os apetece jugar? ¿Qué os aparece?

Entre otras imágenes a mí me aparecen fotos de algunos monumentos y lugares emblemáticos de Tarragona, el Molt Honorable Jordi Pujol (un tío complejo de entender a día de hoy), el Complejo Químico de Tarragona, Hugo Chávez, una foto de los famosos urinarios de Festes Majors, bautizados en Twitter como #pipimuffins (era complejo mear sin que te vieran la pilila), y en las 50 primeras imágenes, hasta 4 veces fotos donde aparece nuestro alcalde, ¡ah!, y un imagen emblemática del 3 de 10 de la Jove de Tarragona en el Concurs de Castells, un castell muy complejo de ejecutar, de una complejidad brutal.

Casualidades de la vida que el buscador Google muestre esas 4 fotos de Josep Félix Ballesteros o no, parece ser que la realidad supera la ficción, ya que últimamente cualquier queja, cambio o moción o intento de mejorar cosas en la ciudad topan con el mantra de la complejidad, como se pudo comprobar en el último plenario municipal.

Cuatro de las mociones tumbadas por el Gobierno actual formado por PSC + PP + UDC toparon con las respuestas de dirigentes socialistas relacionados con la complejidad de la temática a tratar y/o solucionar.

A la moción de rebajar el precio de los parkings de Tarragona a un máximo de 4 €, la respuesta de Begoña Floría fue: «La mobilitat a Tarragona és un tema molt complex, com sempre he dit». A la moción de pedir una conexión directa con L9 de metro que va al aeropuerto del Prat, con la inclusión de paradas en los trenes dirección a Barcelona en la estación del Prat, de nuevo Floría comentó: «el tema ferroviari és complicadíssim».

El Conseller de Territori, Josep Maria Milà, se unió al mantra del gobierno con sus respuestas a las mociones de una nueva conexión viaria entre los barrios de San Salvador y San Ramón y el centro ciudad y a la moción de convivencia ciudadana y uso de los espacios públicos para conseguir una imagen urbanística de la ciudad y de sus fachadas más homogénea, evitando la proliferación de aparatos de aires acondicionados, antenas, tendederos. En ambos casos su respuesta fue que el tema es de una complejidad brutal (cosa que no se pone en duda).

Hoy mismo, de nuevo Begoña Floría, respondiendo un Twitter sobre la problemática existente en la ciudad de unas escaleras mecánicas que muchas veces no funcionan, especialmente las de la Plaça dels Carros, ha respondido: «Es veu que resoldre-ho tècnicament és molt complex».

Es que con tanta complejidad, empieza a ser hora de que los ciudadanos de Tarragona no nos extrañemos que el Parking Jaume I esté como esté, o que el Mercat Central lleve 8 años en obras, o que lo de la Tabacalera, o lo del Banc d’España aún no tengan ningún proyecto definido, o que los Juegos del Mediterráneo no avancen al ritmo que lo tendrían que hacerlo, porque es que en Tarragona todo es de una complejidad enorme.

Y hasta que no lo asumamos, la ciudad tendrá un complejo de inferioridad brutal.

Joan Ruiz

(Tarragona)

La iniciativa social

El protagonismo de la sociedad civil sigue despertando en España una extraña sospecha.

Las empresas han abierto mercados en el exterior. Ya hay 600 empresas que exportan por encima de los 50 millones de euros. Todo lo ocurrido es una invitación a cambiar de mentalidad. ¿Lo vamos a tirar por la borda con gobiernos radicales?

Enric Barrull Casals

(Girona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También