Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Les cartes al director del dia

Whatsapp

Catalunya, república bananera

Es lamentable y muy preocupante cómo actúan algunos políticos en Catalunya en los últimos tiempos. Su prepotencia y actitud muchas veces chulesca de incumplir las leyes cuando no les son favorables, reírse de las sentencias si no les dan la razón o pisotear la neutralidad de las instituciones de todos, haciendo ondear la bandera partidista que solo les representa a ellos y a su opción ideológica, es sencillamente deplorable.

Se llenan la boca diciendo que son muy demócratas cuando su populismo está completamente alejado de las democracias europeas, donde se respeta el estado de derecho. Más bien están convirtiendo a Catalunya en una especie de república bananera, donde los políticos se creen por encima de las leyes, haciendo aquello que les viene en gana.

Carmen B. Fernández

(Calafell)

Detectives privados contra las cacas de perro

La totalidad de acciones de la campaña ‘Em comprometo amb Tarragona’ ha significado una enorme dilapidación de dinero público para conseguir que los ciudadanos recojan los excrementos de sus perros. Es completamente inaceptable, especialmente cuando los políticos siempre alegan la falta de medios para rechazar las propuestas de mejora de las entidades de protección animal. Sin embargo, observamos atónitos como enormes cantidades de fondos públicos se malgastan en medidas absurdas relacionadas con los animales como ésta. Este dinero, bien invertido, salvaría muchas vidas y podría impulsar medidas realmente relevantes para ayudar a los animales. Por ejemplo, se podría emplear a los agentes en comprobar la identificación mediante chip de los animales de compañía (perros, gatos y hurones) obligatoria por ley en Catalunya, destinando el dinero de las multas a las entidades de protección animal.

Esos cincuenta euros la hora por denunciar al que ensucia la acera nos resultan un agravio a los voluntarios de protección animal, que trabajamos incansables cientos de horas de forma completamente gratuita. Muchas veces tenemos que poner dinero de nuestros bolsillos para ayudar a los animales porque los ayuntamientos nos dicen que «no hay medios» para salvar vidas. Como cualquier otro ciudadano, consideramos muy reprobable que ciudadanos incívicos llenen nuestras calles de excrementos. Pero es inmoral destinar recursos tan altos a erradicar estas conductas, cuando vivimos en una situación de perpetua emergencia, con animales desatendidos, abandonados y maltratados a diario.

Consideramos que esta medida es populista y que está únicamente destinada a conseguir votos, pero no ayuda en nada a los animales.

Coordinadora Felina de Tarragona

(Tarragona)

Gracias por el engaño

Quiero agradecer a gran parte de los medios de difusión españoles el que durante tantos meses me evitaran el gran disgusto de ir constatando la victoriosa escalada de Trump. Fue una meritoria mentira piadosa, arriesgando generosamente su credibilidad. Total, poco podía hacer el español medio. Otra cosa muy distinta sería si me hubieran inducido al error por incompetencia suya, o por copiar acríticamente a los periodistas estadounidenses, incapaces o vendidos, que engañaron a los que sí podía votar. Esto incluso dañó a Clinton, al fomentar la abstención de quienes, creyendo que ganaría con facilidad a Trump, se abstuvieron de apoyarla, dado su perfil tan poco atrayente.

José María Grandas

(Madrid)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También