Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Les cartes al director del dia

Whatsapp

Frenar a los biocarburantes de primera generación

La Comisión Europea presentó el 30 de noviembre un paquete legislativo sobre energía limpia. Una de las novedades es que prevé una reducción drástica de los biocarburantes de primera generación en el transporte entre 2021 y 2030, que pasarían del 7% al 3,8% con el fin de tener en cuenta las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con el cambio de uso indirecto de la tierra (ILUC).

En contrapartida, se introducirían objetivos crecientes de incorporación de los llamados biocombustibles avanzados. En su propuesta, Bruselas quiere obligar a los proveedores europeos de combustible a incluir una parte creciente de combustibles de «bajo carbono» (biocombustibles avanzados, electricidad e hidrógeno), pasando de un 1,5% en 2021 al 6,8% en 2030, incluyendo al menos un 3,6% de biocombustibles avanzados.

Asimismo, la Comisión propone reforzar los criterios de sostenibilidad para los biocarburantes en particular con el fin de preservar mejor ciertos ecosistemas (humedales, bosques...), así como las exigencias en materia de economía de emisiones para las plantas de generación de electricidad y de biogás a partir de biomasa.

Domingo Martínez Madrid

(Baños de Valdearados)

Avería eléctrica en Torreforta

Hace una semana que Endesa tuvo una avería en Torreforta en su distribución (fallo de neutro) que nos averió multitud de electrodomésticos, afectando a dos bloques de viviendas. Realizaron un puente «provisional» que parece va camino de ser definitivo (nadie ha aparecido desde el sábado pasado). De los daños, dicen por teléfono muy amablemente que en 21 días nos van a contestar, pero la realidad es que algunos estamos sin calefacción, todos sin portero automático, sin televisión, etcétera. Hemos tenido que reparar lo más básico por nuestra cuenta, me refiero a la calefacción. Envío esta carta para mostrar la indefensión de los ciudadanos ante las grandes distribuidoras, ellas juegan con que el tiempo corre a su favor y ponen multitud de trabas y requisitos para indemnizar los daños y al final acabas desistiendo y reparando porque, si no, acabarías muerto de frío.

Si esto sirve para remover alguna conciencia (que lo dudo) y teniendo en cuenta las fechas en las que estamos (casi Navidad), a ver si los reyes energéticos nos traen la reparación definitiva y nos facilitan la indemnización de los daños. Y a ver si llegan las baterías de litio y nos ‘independizamos’ energéticamente de estos señores. Creo que no es pedir demasiado. Un saludo.

José María Manero Vizcarro

(Torreforta-Tarragona)

Las torres Sonne de Arnerio

Año 1943. La Batalla del Atlántico en pleno apogeo con la lucha entre la Kriegsmarine alemana y las armadas inglesa y norteamericana en el océano, plagado de navíos y submarinos alemanes. Un equipo de científicos de la empresa alemana C. Lorenz Artiengesellschaft desarrolló un sistema de comunicaciones eficaz que permitiera la localización de navíos y aviones. La España de Franco agradecía la ayuda alemana en nuestra guerra civil de 1936; además de suministrarle materiales necesarios para la producción de guerra, hacia 1940 los alemanes construyeron dos instalaciones Sonne Consol como Red de Acecho para vigilar las zonas del Atlántico, el Golfo de Vizcaya y las aguas del Estrecho y de Canarias. Una en la provincia de Lugo, otra en Gullena, en la provincia de Sevilla, denominadas Sonne 15 (LG) y Sonne 16 (SL). Ambas serían usadas por la Kriegsmarine y la Luftwaffe para guiar a sus submarinos U-Boot y aviones. Las instalaciones de Guillena fueron destruidas en 1998. En 1940, un contingente de soldados alemanes transportaron en camión desde Ale- mania las tres torres hasta su lugar de ubicación, en las parroquias lucenses de Arnerio, Moman y Veiga de Pumar. Desde estas posiciones, el ejército alemán dominaba desde el Atlántico Norte, parte de África y hasta Cerdeña y Córcega, localizando los navíos que traían al frente de combate de Europa desde los Estados Unidos. Sin embargo, España siempre se vanaglorió de su neutralidad.

F. Ortiz de Pinedo Mendiluce

(Tarragona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También