Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Libertad de prensa

El pasado domingo, día 3 de mayo, se celebró el Día Mundial de la Libertad de Prensa
Whatsapp

El pasado domingo, día 3 de mayo, se celebró el Día Mundial de la Libertad de Prensa, una fecha en la que se pretende informar a los ciudadanos acerca de las violaciones a la libertad de prensa y que en decenas de países alrededor del mundo las publicaciones son censuradas, algunas multadas, suspendidas o anuladas, mientras que periodistas, editores y publicadores son acosados, atacados, detenidos e incluso asesinados. Hablar sobre la principal herramienta con la que contamos los periodistas para desarrollar nuestro trabajo (esta columna de opinión no podría estar escribiéndola si en nuestro país no existiese libertad de prensa) siempre es gratificante, aunque no lo es tanto recordar que en muchos países del mundo los informadores no pueden explicar con plena libertad lo que sucede a su alrededor y la voz del que manda ofrece una única y aplastante (i)realidad. Es fácil encontrar lugares donde las dictaduras, o pseudodemocracias, capan cualquier ligero movimiento o intento de dar voz a ideas divergentes con el poder. Corea del Norte, que ocupa el despreciable podium de países con menos libertad de prensa del mundo (junto a Turkmenistán y Eritrea), es uno de los ejemplos más evidentes (les recomiendo que recuperen el reportaje del programa ‘En tierra hostil’ que emitió Antena 3 y que había sido grabado en este país asiático). Pero tampoco debemos olvidarnos de algunos países que se jactan ser un Estado de derecho, donde la libertad de información cede en muchas ocasiones ante una concepción de seguridad demasiado amplia que acaba maniatando a los medios.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También