Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Licitación 'en funciones'

Francisco Montoya

Whatsapp

Al fin, casi un año después de anunciarlo –que ya era mucho después de cuando debió haber sido–, Adif se ha dignado a licitar la segunda fase de la remodelación de la estación de tren de Tarragona, que no quiere decir que sea la última.

Cuando en 2011 se completó la primera fase (que se ciñó básicamente a arreglos en el vestíbulo principal), se dijo que para completar la remodelación faltaban todavía por invertirse 15 millones. Hace un año, cuando Fomento cedió a la presión y anunció que reemprendía el proyecto, supimos no obstante que no se abordarían todas las reformas pendientes, sino que se trataba sólo de una «segunda fase» con «las más urgentes». Habló entonces Adif, por cierto, de 6,2 millones para esta fase, y prometió licitar antes de acabar 2015. La licitación se publicó el sábado, mes y medio después de vencida aquella promesa. Y ya no son 6,2 millones, sino que al final, para redondear, lo dejan en 5,6.

A todo esto, cuando al alcalde le preguntábamos la pasada semana por el tema, nos respondía en tono comprensivo que al estar el gobierno en funciones, la licitación debía esperar y no se podía hacer nada. Eso le habían dicho desde Madrid. Sin embargo, sólo unos días después, y con el gobierno desde luego aún en funciones, Adif licita el contrato. Luego con esa excusa en realidad nos estaban, una vez más, toreando.

Siendo optimistas –y, como ven, apenas hay razón para desconfiar–, veremos acabadas las obras en año y pico. Y cuando sea así, todavía estaremos a unos 9 millones de euros de inversión –y a saber a cuántos años– de tener una estación a la altura de la que tienen las ciudades que no son de segunda.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También