Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

'Lo caloret' de Rita Barberá se hiela

No hacía falta más que ver los derroches de Rita para preguntarse cómo se pagaban

Margarita Sáenz-Díez

Whatsapp

Polònia, el tronchante programa de humor de la televisión de Cataluña, TV3, lo escenificaba el último jueves: un engreído autor presentaba su nuevo libro, Todas las corrupciones del PP, pero tenía que abandonar una y otra vez la rueda de prensa para añadir el último affaire recién descubierto. Al final, el libro se convertía en una enciclopedia de ocho tomos.

Y es que los bombazos son cotidianos. El penúltimo, la petición al Supremo de que la exalcaldesa de Valencia sea imputada por un supuesto delito de blanqueo de capitales. Un cabo más del maloliente ovillo que se utilizaba en el telar del grupo municipal del PP en la capital valenciana. En todo caso, ninguna sorpresa. No hacía falta más que contemplar el derroche escénico y organizativo de los macromítines de Rita en su última campaña electoral, en mayo de 2015, para preguntarse cómo se pagaba todo aquello.

Empezábamos a salir de la crisis, pero el PP de Valencia no parecía afectado. Qué suerte tener a Rita como candidata. Los affaires varios en esa comunidad no la habían salpicado. Tampoco, su macarrónico valenciano, felicitándose porque llegaba «lo caloret» de las Fallas. Mientras, las cuentas ocultas del Grupo Municipal seguían engordando con dineros, al parecer, ajenos a cualquier control del Estado, y la justicia apuntaba indicios de donaciones irregulares al partido en los años 2003 y 2011. Un caloret convertido en hielo.

Los ciudadanos de la luminosa Comunidad Valenciana parecen curados de espanto. Cuando aún no habían digerido que el todopoderoso expresidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, estuviera a punto de abandonar la cárcel antes de cumplir la mitad de sus cuatro años de condena por fraude fiscal de 700.000 euros, salen a la luz, nuevas andanzas de Rita.

De nada ha servido que los jóvenes vicesecretarios del PP –Andrea Levy, Javier Maroto, Pablo Casado– hayan puesto a caldo el empecinamiento de la exalcaldesa por mantener su escaño de senadora. Contra viento y marea, el presidente Rajoy no la deja caer. Conti- nuará estando aforada, al integrarse en la Diputación Permanente del Senado cuando se disuelvan las Cortes Generales. Aquí no pasa nada.

Romper los lazos de amistad que han unido a Rita con Mariano durante décadas, no debe ser fácil. Pero, ¿cómo ignorar el nuevo golpe de deslegitimación moral del Partido Popular? ¿Cómo no hacer frente al castillo de naipes que se desmorona? ¿O es que la mala conciencia induce a la pasividad? Por ahora, las previsiones electorales son favorables al PP, lo que debe animar al sostenella y no enmendalla. A esa situación ha contribuido la desunión del resto de formaciones políticas, a pesar de los esfuerzos del socialista, Pedro Sánchez. Un acuerdo entre el centro, la socialdemocracia clásica y las izquierdas hubiera transformado la situación. Pero ya no queda tiempo para casi nada.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También