Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los bocazas

Felipe González, José María Aznar y Zapatero no tienen credibilidad

Xavier Fernández

Whatsapp
Los bocazas

Los bocazas

Los expresidentes de cualquier entidad –y aún más los de un país– son como ese abuelete pesadísimo que se cree en el deber de dar lecciones a diestro y siniestro. Pedro Sánchez ha tenido que sufrir lo indecible a Felipe González y Mariano Rajoy se ha mordido la lengua o ha azuzado a sus fieles contra las salidas de tono neofascistas de José María Aznar. A Zapatero le sacan a pasear los socialistas de vez en cuando para ver si atrae algún que otro voto nostálgico.

Los tres ‘ex’ se juntaron el miércoles en el hogar del jubilado para echar una partidita, perdón, quiero decir en un foro de alta política para hablar, como no, de Catalunya. Se creyeron con credibilidad suficiente como para impartir moralina.

Según Felipe, la ley del referéndum es un «bodrio» más propio de «una deriva ‘madurista’ –en alusión al presidente venezolano, Nicolás Maduro- que de una deriva bolivariana».

Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero. Foto: Efe

Felipe y la guerra sucia
Sí, Felipe, sí. Te creemos. Por cierto, ¿quién es el único presidente del Gobierno español a quien le han encarcelado (brevemente, claro, las influencias son las influencias) a un ministro del Interior y a un secretario de Estado por su relación con el terrorismo de Estado? ¿Quién es  el único presidente al que se le ha fugado todo un director general de la Guardia Civil acusado de corrupción? ¡Correcto!: Felipe González Márquez. 


Aznar y ETA

Aznar advirtió que la estrategia nacionalista «va a acabar demoliendo Catalunya» y que «antes que romperse España, se romperá Catalunya». Que el independentismo está rompiendo es cierto. Que se lo digan a la difunta CiU o al PSC. Pero Aznar no es quien para hablar de nada que no sea de su soberbia.
¿Quién calificó a la banda terrorista ETA de «movimiento vasco de liberación»? ¿Quién dijo «hablo catalán en la intimidad» para arañar unos imprescindibles votos? ¿Quién insistió en que el 11-M había sido obra de ETA? ¿Quién, cual cowboy cutre, presumió ante un presidente de EEUU de correr «diez kilómetros en 5 minutos y 10 segundos», lo que implicaría ir a más de 100 km/h? ¿Quién criticó los controles de alcoholemia: «Déjame que beba tranquilamente; no pongo en riesgo a nadie ni hago daño a los demás. ¿Quién te ha dicho que quiero que conduzcas por mí?». ¡Exacto!: José María Alfredo Aznar López.


ZP y el Estatut
Zapatero sostuvo que «la respuesta con mayúsculas» vendrá con la política y con el diálogo. Bien. Pero ¿podemos hacer caso a aquel que veía «brotes verdes» en una economía mustia a más no poder o aquel que prometió «apoyaré el Estatuto que salga del Parlament de Catalunya» y luego hizo que el PSOE lo cepillase a fondo?

Los tres ‘ex’ son unos bocazas –«persona que habla más de lo que aconseja la discreción»– y no tienen ni un ápice de credibilidad:  «calidad de creíble: que puede o merece ser creído».

Comentarios

Lea También