Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

Los robos en coches vuelven a repuntar

Estos asaltos contribuyen a la sensación de inseguridad. No podemos resignarnos a sufrirlos con paciencia

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Cada día revientan doce coches en Tarragona paraa robar.

Cada día revientan doce coches en Tarragona paraa robar.

Parecía que los tiempos en los que el radiocasete del coche era el objeto del deseo de los ladrones urbanos había pasado a la historia. El mercado negro de los aparatos de música de los vehículos generaba la mayor parte de robos con violencia en los coches aparcados tanto en la calle como en los parkings. Incluso llegó a popularizarse el modelo extraíble que permitía llevarse el equipo de música al abandonar el vehículo. Con el tiempo, el diseño de los coches, con nuevos sistemas reproductores integrados en los teléfonos o en otros dispositivos ha descartado este tipo de botín. Sin embargo, en los últimos años, los robos con violencia en los vehículos se han incrementado. En lo que va de 2019 ha habido en la provincia de Tarragona un total de 2.210 robos de este tipo, lo que significa un incremento del 14% respecto al mismo período del pasado año. Esta cifra significa que en Tarragona revientan una media de doce coches cada día. Aunque el trofeo sea de escaso valor, el daño causado a la víctima es considerable. Normalmente la forma más habitual de acceder al vehículo es rompiendo alguno de los cristales, con el consiguiente fastidio en el caso de tener previsto algún desplazamiento prolongado. Este tipo de delitos, por su reiteración, contribuyen de forma considerable a extender la sensación de inseguridad ciudadana. Por demás, resulta difícil de localizar al autor si no es cazado in fraganti. Completa el cúmulo de impedimentos el hecho de que al tratarse de robos de escaso valor, los autores suelen salir en libertad a no ser que se trate de casos flagrantes de reiteración delictiva. Otra cuestión a tener en cuenta es la vinculación entre el incremento de los robos a coches y el consumo de drogas. Una manera de obtener ingresos rápidos sin apenas riesgo es trapichear con el botín al alcance de cualquiera obtenido a partir de unas gafas de sol de marca, una chaqueta de cuero o algún objeto de valor que puede dejarse de forma despreocupada en el coche. Es un problema difícil de resolver, sí, pero no podemos resignarnos a sufrirlo con paciencia. 

Temas

Comentarios

Lea También