Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Mas, Junqueras y el fiscal general

Ni Mas ni Junqueras saben en este momento cómo quieren llegar a lo que desean llegar
Whatsapp

El independentismo va a la baja en Catalunya. Lo dice el instituto estadístico catalán (CEO) en su sondeo vía telefónica de este mes. No son pocos los que no comparten los criterios sobre cómo se realizan los sondeos del CEO y ponen en duda su fiabilidad. De todas formas, aunque hay un 10 por 100 de votos no decididos, lo cierto es que tras la fuertísima campaña (por tierra, mar y aire) que hemos vivido los catalanes en este 2014, con motivo del tercer centenario, el independentismo no solo no crece, sino que ha entrado en una fase de declino.

Ya dijimos en noviembre que a pesar de la enorme campaña a favor del independentismo por parte de todos los medios de comunicación oficiales, oficiosos y subvencionados, este no había conseguido más adeptos. Ahora se deshincha porque la euforia de los primeros meses ha dado paso a un mayor escepticismo de los catalanes sobre las bondades del independentismo. Se han dicho muchas falsedades para apoyar el independentismo.

Al final del tramo vemos a los dos líderes independentistas, Artur Mas y Oriol Junqueras, empantanados en un impasse en el que ninguno de los dos quiere perder la posición de ventaja respectiva. Es un juego que el pueblo no entiende. Aquí se entienden las cosas cuando se dice al pan, pan, y al vino, vino. Conciliábulos o guerrillas partidistas subterráneas no favorecen la buena imagen de los dos líderes y/o partidos. Ahora se han dado una tregua hasta la segunda mitad de enero, con los presupuestos en el aire, pues de momento habrá que prorrogarlos hasta un posible arreglo entre CiU y ERC o hasta una elecciones que no sé por qué se les llama plebiscitarias, pues no hay ningún plebiscito de por medio más que aquel que se inventan los portavoces de estos partidos.

Aquí no hay más cera que la que arde, y ni Mas ni Junqueras saben en este momento exactamente cómo quieren llegar a lo que desean llegar con el menor desgaste. Si Artur Mas acepta la propuesta de Junqueras de ser el presidente por 18 meses, si las elecciones son en listas separadas, significa su debilidad. Con estas discusiones florentinas llegamos a final de 2014 sin independencia y sin saber qué camino hay que tomar. Es más, si ahora CiU y ERC pueden formar una mayoría parlamentaria cómoda, las últimas encuestas dicen que no serían mayoría en nuevas elecciones. Aunque es cierto que una mayoría que no fuera independentista no existe en el mapa político catalán, está servida la ingobernabilidad catalana.

Según la encuesta del CEO, suben fuertemente tres formaciones cuyo único denominador común es el radicalismo: Podemos (Podem) del que se desconocen los líderes en Catalunya, Ciutadans y CUP (quieren la independencia de los Països Catalans). Vemos una sociedad que, aunque se percibe una ligera mejoría en lo económico, está políticamente destartalada e ingobernable. ¿Para eso nos han llevado a los catalanes hasta el 2014? Ahora van surgiendo por aquí y por allá grupos y grupitos de catalanes contrarios a la independencia, pero carecen de cohesión, de liderazgo y viven presionados por los partidos que los quieren absorber. El radicalismo ha abierto un foso en el centro político: el centro político se ha quedado huérfano como ya dijimos hace unos meses.

En estas viene el cambio de fiscal general del Estado, tras un 9-N donde no hubo vencedores ni vencidos. La presentación de las querellas contra Artur Mas y tres consellers de la Generalitat, enfureció a los independentistas (y no), todos contra Mariano Rajoy por haber ‘ordenado’ las querellas. Y ahora resulta que no, que quien presentó la querella, oído el Consejo Fiscal, fue el anterior fiscal general, Torres-Dulce, obedeciendo exclusivamente a su conciencia como jurista. Torres-Dulce no es un político y por eso se ha ido y le honra su dimisión. Hay decisiones del fiscal general del Estado que tienen entornos políticos y hay que hilar muy fino, y a eso no estaba dispuesto Torres-Dulce y ha preferido volver a su puesto de fiscal del TC y a dejar de jugar a política. Veremos ahora la nueva fiscal (¿habrá que llamarla ‘fiscala’ como a los jueces se les llama ‘juezas’?) general del Estado, Consuelo Madrigal, que ha tenido el reconocimiento de su profesionalidad por parte de todas las organizaciones fiscales, desde la derecha hasta la izquierda. Empieza bien. Veremos.

Un dato. La Fiscalía no pertenece propiamente al Poder Judicial, como aseguran el líder socialista Pedro Sánchez y otros. No se han leído la Constitución (título VI). El Poder Judicial lo conforman los jueces y magistrados que imparten justicia. Ni los fiscales ni el Tribunal Constitucional pertenecen al Poder Judicial. Luego, no tiene sentido hablar de «separación de poderes» en las relaciones entre el fiscal general y el Gobierno, y quien no quiera que sea así, debe cambiar la Constitución.

Temas

  • TRIBUNA

Comentarios

Lea También