Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Más transparencia con BCN World

Núria Pérez

Whatsapp

Tres años y medio después de que se anunciara a bombo y platillo el proyecto de BCN World seguimos sin conocer a ciencia cierta qué quedará (incluso si quedará algo) de los seis parques temáticos, con 12.000 habitaciones de hotel, seis casinos y centro comercial, de ocio y convenciones que nos vendieron en septiembre de 2012. Pese a que ERC, que siempre fue crítica con el proyecto inicial y la actividad de juego vinculada, parece estar dispuesta a encontrar una salida al proyecto, eso sí redefinido en cuanto a volumen y superficie, poco más ha trascendido de lo que se está negociando.

El vicepresident del Govern y conseller d’Economia, Oriol Junqueras, habló ayer de que el nuevo Plan Director Urbanístico será esta vez realista, sostenible, realizable y basado en el turismo familiar. La música suena bien. De hecho, es probablemente lo que se esperaba en el territorio desde sus inicios. Desgraciadamente si algo hemos aprendido de la crisis económica de los últimos años es desconfiar de las obras faraónicas. Pero tras tan accidentada trayectoria, con la retirada de Veremonte, el acuerdo in extremis entre Junts pel Sí y la CUP para formar gobierno en Catalunya dejando para más adelante la resolución de las diferencias sobre BCN World y el anuncio después de una consulta, lo mínimo que se merecen los ciudadanos, los políticos y agentes económicos y sociales del Camp de Tarragona es información sobre el planteamiento actual.

Sea cual sea la envergadura final del proyecto el territorio debe participar en las discusiones sobre su redimensionamiento y su encaje en la zona. Más allá del plazo razonable para limar asperezas y redibujar el plan director, la información debe circular. Los secretos no hacen más que alimentar suspicacias y, mientras el reloj avanza y con él las posibilidades de que los inversores interesados (Hard Rock, Melco y Peralada) decidan que es mejor irse a jugar su dinero a un país serio y que, por cierto, sería una reedición de la espantada de los primeros promotores americanos de PortAventura.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También