Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Mediación española

Hay que aplaudir la colaboración española en misiones de paz de la ONU
Whatsapp

Un soldado español, el cabo Francisco Javier Soria Toledo, de 36 años, cayó abatido este miércoles por una granada israelí en un tiroteo entre las fuerzas israelíes y las milicias de Hezbolá en la frontera entre Israel y Líbano, a un tiro de piedra de los altos del Golán. El militar formaba parte del contingente de unos 500 efectivos que España tiene integrados en la Fuerza Interina de Naciones Unidas para Líbano (FINUL). En 2007, seis soldados españoles morían al estallar una bomba colocada maliciosamente al paso de su vehículo en la zona.

En principio, y como norma, hay que aplaudir la colaboración española en misiones de paz auspiciadas por la ONU. Pero estos incidentes dramáticos obligan por fuerza a replantearse tal contribución. Y en este caso, no acaba de verse qué papel juega España en un lugar tan ajeno a sus zonas de influencia tradicionales y desempeñando un papel de mediación entre comunidades que no tienen el menor interés en entenderse.

O las partes -israelíes y palestinos básicamente- emprenden un creíble proceso de paz, o no tiene sentido que nos dejemos vidas en el intento de separarlos. Máxime cuando la hostilidad es tal que Israel ni siquiera permite que la fuerza de la ONU se despliegue en su territorio.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También