Más de Opinion

Opinion La Mirada

Miscelánea chilena

Sea por la pandemia o porque el chileno de a pie anda más preocupado por su hundimiento en la escala social y económica, lo cierto es que la consulta del 25 de octubre ha despertado escaso interés.

Josep Garriga

Whatsapp
Miscelánea chilena

Miscelánea chilena

Anda tan revolucionado el patio en Chile que todos los meses este artículo queda desfasado a los pocos minutos de publicarse. Y uno sinceramente ignora si el interés del lector se centrará en el declive del Gobierno Piñera; la picaresca de medio millón de chilenos para percibir fraudulentamente ayudas del Estado; la enésima acusación constitucional contra un ministro del Interior; las peleas entre los ex partidos de la Concertación y el izquierdista Frente Amplio; los continuados atentados en la Araucanía; el hundimiento de la imagen de los carabineros y las amenazas veladas a una fiscal que ha osado investigarles, las cuchilladas traperas entre los partidos oficialistas de Chile Vamos para situarse a la cabeza de la carrera presidencial o el plebiscito para redactar una nueva Constitución, que se celebrará dentro de nueve días. Perdón, y en 48 horas, el primer aniversario del estallido social del 18. No en vano, algunos periodistas ya han bautizado este mes como el Octubre Rojo.

Por tanto, se impone una miscelánea de este magma político-social de una nación que a lo largo de los siglos ha logrado subsistir -sólo Dios sabe cómo- pero me atrevería a afirmar gracias a la resiliencia, trufada de contumaz paciencia, de sus habitantes.

Plebiscito – Sea por la pandemia o porque el chileno de a pie anda más preocupado por su hundimiento en la escala social y económica, lo cierto es que la consulta del 25 de octubre ha despertado escaso interés entre la ciudadanía. No hace falta disponer de una bola de cristal para adivinar el final. No solo los partidos de la oposición, sino incluso algunos dirigentes de Chile Vamos, ya velan armas para que el Apruebo se imponga por amplia mayoría, porque todos sacan cuentas de cómo debilitar a Piñera y a sus propios contrincantes, pese al prudente silencio que ha mantenido durante toda la campaña. El enigma se centra en los índices de participación y el porcentaje que obtenga el Rechazo. A la sociedad chilena le esperan casi dos años de continuos vaivenes electorales y una competición política por el populismo.

Carabineros - ¿Se acuerdan ustedes de los grises? ¿Pueden imaginarse a la actual policía española luciendo el mismo uniforme con que aporreaban en plena dictadura a quienes osaban reclamar democracia o simplemente levantar la voz? Pues eso mismo sucede con los carabineros, cuya aceptación ciudadana lleva visos de asimilarse a la del presidente de la República. Sólo el 36% de los chilenos -seis puntos menos en la capital- aprueban esta antaña, deteriorada y cuestionada institución, después de que uno de sus agentes al parecer empujara a un joven por un puente del río Mapocho en una escena que ha dado la vuelta al mundo. Para rematarlo, uno de sus oficiales se paseó con descaro frente a la vivienda particular de la fiscal que investiga el caso. Este polémico y desafortunado episodio habría pasado piola si no fuera porque los carabineros llevan meses -incluso años- en el ojo del huracán por sus continuos desmanes -de unos pocos, también sea dicho- pero necesitados de una remoción interna que sus tres directores generales en este Gobierno han evitado emprender, fruto de la sempiterna desconfianza entre poder político y fuerzas de seguridad.

Ayudas sociales - ¿Será la picaresca una cualidad innata de los latinos? 256 millones de dólares le va a costar al actual Gobierno la burla de 437.000 lazarillos chilenos que accedieron al bono social para la clase media sin cumplir los requisitos, es decir, una merma del 30% de sus ingresos durante la cuarentena. Entre ellos, nada menos que 37.100 funcionarios públicos con un sueldo asegurado mensual. O sea, el 25% de los postulantes jugó al ratón y al gato. En vísperas de una seguidilla de citas electorales, perseguir tal fraude supondría una merma de votos. Algunos partidos de la izquierda ya han propuesto una amnistía general o perdonazo como dicen acá. Llegados a este punto ¿por qué no mentir en la próxima ocasión?

A la carrera – La atomizada política chilena impone la celebración de elecciones primarias en cada vereda electoral, el centro-derecha por un lado y el centro-progresista y la izquierda por otro. El gallinero de Chile Vamos consiguió un pacto de última hora contra pronóstico para sus candidatos a alcalde, pero los antaño partidos de la Concertación acabaron a cara de perro con el Frente Amplio para su propia desazón y para regocijo del oficialismo. Unas primarias esenciales tras el acuerdo parlamentario para prohibir la reelección de las viejas glorias municipales. El error siempre se repite, el Frente Amplio surgió como oposición a los partidos de la Concertación (cuatro legislaturas consecutivas tras el pinochetismo) y no, como ellos mismos creen, frente a la derecha.

Josep Garriga: Natural de Gandesa. Empezó como periodista en el Diari de Tarragona. Tras casi dos décadas en 'El País', ahora trabaja como consultor de comunicación en Chile.

Temas

Comentarios

Lea También