Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

N-340, carretera mortal

La bonificación del peaje hasta un 50% para camiones en el tramo de la AP-7 coincidente con la N-340 es un mero paño caliente
Whatsapp

El conseller de Interior, Ramon Espadaler, avanzó ayer las cifras de víctimas mortales en las carreteras y autopistas catalanas durante 2014. El balance global es francamente positivo, salvo en un auténtico punto negro: la carretera N-340. Durante el pasado año las vías catalanas registraron 140 muertos, un 17,6 por ciento menos que el año anterior, cuando se produjeron 170 víctimas mortales. Todas las provincias catalanas experimentan un descenso en la trágica estadística, con la excepción de la provincia de Tarragona. Y precisamente es una carretera de la demarcación de Tarragona, la N-340, la más siniestra de todo el 2014, con un total de 12 personas muertas. Ya no se trata de denunciar los habituales colapsos de tráfico, sobre todo durante los fines de semana y la época estival, ni de poner en evidencia los perjuicios económicos en una de la principales zona turística del país. Estamos hablando de víctimas mortales. Las últimas medidas anunciadas por la ministra de Fomento, Ana Pastor, de la bonificación del peaje de hasta el 50% a los vehículos pesados en los tramos de la AP-7 paralelos a la N-340, son positivas, pero claramente insuficientes. El remiendo difícilmente conseguirá paliar la peligrosidad de esta vía hasta los niveles necesarios para evitar que la N-340 siga liderando un año tras otro el ranking de siniestralidad. El frente de alcaldes debe intensificar su protesta, la única manera de hacerse oír en Madrid.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También