Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Navidades en un click

Cada consumidor español gastará esta Navidad un 3,3% más que en la pasada

Bruno Rodríguez

Whatsapp

El consumidor medio español se siente optimista y percibe como buena la marcha económica del país y de su economía familiar, aunque esta última de forma más conservadora, según la última edición del estudio de consumo navideño realizada por Deloitte este año. 

La encuesta revela, además, que el consumidor medio español tiene a su vez la expectativa de que esta tendencia positiva continuará a lo largo de 2018, siendo el más optimista de entre sus vecinos europeos, lo que ha propiciado que decida gastar más estas Navidades en comparación con años anteriores. De hecho, cada hogar español gastará estas Navidades unos 633 euros frente a los 612 euros gastados en 2016. Este incremento del 3.3% nos sitúa a la cabeza de los países europeos encuestados.

Pese a este optimismo, asistimos a la consolidación de tendencias de consumo que se han gestado en los recientes años de crisis pero que, sin embargo, se mantendrán en épocas de bonanza económica. En este sentido, pese a que el gasto navideño tiene un componente emocional muy relevante, cada vez es más representativo el factor racional; estamos ante un consumidor que seguirá buscando precios bajos, promociones, que frenará la compra por impulso y evitará en lo posible endeudarse o comprar a crédito, apoyándose en la tecnología para encontrar la mejor oferta.

El gasto que realizaremos en internet, redes sociales y uso de smartphones se llevará de media una cuarta parte del presupuesto navideño

Los consumidores no están dispuestos a renunciar a nada, reclaman el mejor precio sin renunciar a la calidad y al buen servicio.
Este afán por la promoción hace que campañas como el Black Friday ganen relevancia año tras año. Este año nos habremos gastado un tercio de nuestro presupuesto navideño en esa fecha. Consecuentemente estamos ante una tendencia a la anticipación de la compra navideña y si bien, la primera quincena de diciembre sigue siendo la que concentra un mayor número de compras, noviembre gana peso aceleradamente como un mes crítico en el consumo navideño. 

La practicidad de la que hace gala el consumidor queda patente en la compra de regalos siendo, una vez más, ropa, libros y perfumes las tipologías que más se regalarán. El dinero sigue siendo el regalo más deseado por los consumidores y pese a ser considerado un regalo frío e impersonal, sigue escalando puestos entre los productos más regalados.

Destacamos, a su vez, el impacto que Internet, las redes sociales y el uso de smartphones tienen en el proceso de compra navideña, en el que tener presencia activa en estos canales ya no es algo discutible para comerciantes, marcas o distribuidores. El gasto que realizaremos en este canal  se llevará de media una cuarta parte del presupuesto navideño, pero no perdamos de vista que, en determinadas categorías como viajes este porcentaje se incrementa hasta el 50%.

Pero más allá de los números, el estudio refrenda que nos hemos convertido en unos consumidores cuando menos complejos; optimistas pero racionales, generosos pero precavidos, tecnológicos pero tradicionales y sobre todo prácticos, muy prácticos.

 

*Socio de Deloitte

Temas

Comentarios

Lea También