Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ni Ermita ni Llorito

La rotulación que indica 'Ermita del Llorito' es un desatino. Lo correcto es 'Santuario de Loreto'

Luis Álvarez de Vilallonga

Whatsapp
Ni Ermita ni Llorito

Ni Ermita ni Llorito

Hace pocas fechas cuando me dirigía a misa al santuario de Loreto, tuve una desagradable sorpresa. Aparecía ante mis ojos una nueva señalización de carteles rotulados indicando (se supone) la dirección para acceder al santuario de Nuestra Señora de Loreto. En los nuevos carteles se puede leer «Ermita del Llorito». Constituye un agravio en toda regla y denota una ignorancia supina por parte de los responsables de la administración municipal en materia de movilidad y rotulación de carteles indicadores sobre el lugar a que se refieren, manifestando un evidente desconocimiento.

En efecto la Comunidad de los Padres Rogacionistas, el gran colectivo de Amics de Loreto y la mayoría de ciudadanos, lamentamos profundamente estos errores de bulto que inducen a la confusión, falsean la realidad de lo que se pretende señalizar y provocan malentendidos innecesarios. Uno podría entender que a nivel popular y por extensión costumbrista la denominación de Font del Llorito o montaña del Llorito se prolongase a la nomenclatura del santuario de la Virgen, pero es inadmisible que desde las instituciones oficiales se cometan faltas de rigor por ignorancia, desidia o falta de interés en recabar toda la información que sin duda existe documentada en los archivos municipales.

La antigua ermita fue destruida durante la guerra de 1823. En 1957 se construyó el actual santuario, colocándose la primera piedra el 5 de mayo. Por otra parte el acta del Arzobispado de Tarragona (cuya copia, sin duda, debe obrar en el archivo municipal) emitida por el Arzobispo de Tarragona y Primado de las Españas, Doctor José Pont y Gol en fecha 12 de diciembre de 1971 y que en uno de sus epígrafes, reza literalmente: «declaramos dicha iglesia, como santuario, dedicado a la Santísima Virgen, bajo la advocación o título de Nuestra Señora de Loreto, con todos los derechos y obligaciones dimanantes de la legislación canónica vigente». Es, por tanto, incuestionable que en la actualidad ya no existe tal ermita sino santuario.

De la prolífera documentación que existe al respecto y también en cuanto al termino Llorito y Loreto, viene excepcionalmente relatado en dos libros que debieran haberse consultado: La ermita de Nuestra Señora de Loreto de Tarragona, 1957, escrito por el malogrado profesor José Sánchez Real, e Història del culte a la Mare de Déu de Loreto. El seu santuari de Tarragona, 1996, de Josep Adserà Martorell; en ambas obras se relata la historia del de la antigua montaña de las Moriscas habitada por ermitaños, la devoción del presbítero Pedro Mir por Ntra. Sra. de Loreto, la destrucción de la ermita, la cesión a la Mitra, la construcción del santuario y toda clase de detalles documentados.

Por otra parte, pruebas fehacientes del desafortunado rotulado son las inscripciones que figuraran en nuestra lengua en el acceso al recinto lauretano. Uno se pregunta por qué (quiero llamarle) este inconsciente desatino, cuando bastaba con haber tomado la referencias citadas: la de la derecha sobre azulejos se lee «Santuari Verge de Loreto» y en el lado izquierdo en letras de forja igualmente «Santuari Verge de Loreto», también en el cartel metálico situado más a la derecha del acceso donde figura el horario de misas, está encabezado por el título «Santuari Mare de Déu de Loreto», y como es conocido, próxima a la entrada existe la placa de ofrecida por Aviación que reza: «Gracias, Sra. de Loreto, por la protección otorgada a los aeronautas españoles», de diciembre de 1994.

La ignorancia tiene cura y rectificar es de sabios, pero mucho nos tememos que enmendar errores siempre es complicado y complejo cuando compete a organismos oficiales en los que suele prevalecer la decisión política sobre hechos objetivos; sin embargo uno abriga la esperanza que nuestros políticos tengan la suficiente sensibilidad para restituir la condición de santuario a un lugar de espiritualidad en el que multitud de tarraconenses, asociaciones, entidades y particularmente la Associació Amics de Loreto, veneramos a la Virgen Nuestra Señora de Loreto.

Temas

  • TRIBUNA

Comentarios

Lea También