Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Ni uno menos, muchos más

¿En qué mundo de moquetas voladoras y de sillones de cuero versátil vivía el político?
Whatsapp

Bruselas, que es la que manda sobre los mandatarios, ha repartido los solicitantes de asilo y debemos acoger a 4.288. Están organizando nuestra hospitalidad porque somos muy generosos todos, pero no damos más de sí y la Comisión Europea ha hecho cuentas, ya que no puede hacer milagros. Hay que repartir con mucho cuidado entre los países miembros, porque hay 40.000 solicitantes de asilo sirios y eritreos. Se están moviendo los mapas donde las cordilleras son como orugas ocres y los ríos como hilos azules que van a dar a la mar que es el morir, como se sabe, pero mientras, hay que seguir viviendo. En esas estamos, aunque sigan las imputaciones por corrupción, la última por ahora la de Tania Sánchez y su señor padre, que adjudicaron contratos millonarios a su hermano. No respetamos nada y ni siquiera dejamos robar a las familias que llevándose lo que no es suyo permanecen unidas. En vista de eso, el PP pide al Gobierno que haga cambios en sus políticas y el vicesecretario general de la formación, señor Floriano, al que nadie ha calumniado hasta el punto de atribuirle un gran encanto personal, quiere que se larguen algunos ministros y que su partido celebre reuniones, «para ser bien acogidos en la calle», y no como el Rey en el estadio catalán. Su deseo es que el PP debe acercarse al mundo real, cuyo monarca es Messi.

Es hora, aunque sea ligeramente tarde, de preguntarse dónde estaba el PP para tener que acercarse. Cuando un político, sea cualquiera su canción o su monserga, dice que quiere inclinarse sobre el pueblo para conocer sus costumbres, la gente normal se pregunta dónde coño estaba para tener que hacer esa flexión. ¿En qué mundo de moquetas voladoras y de sillones de cuero versátil vivía? Los que tienen que inclinarse corren el riesgo de caerse de bruces, mientras debaten la forma de acoger a la gente que nos manda Bruselas, a porte pagado. Son como nosotros. Cada uno de su padre y de su madre patria. Lo que ocurre es que allí le patearon un poco antes el hormiguero.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También