Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

No basta con el plan de urgencias

El problema del colapso de urgencias debe ser abordado en su globalidad, a partir de un cambio de modelo asistencial.

Whatsapp

La epidemia de gripe ha colapsado los servicios de urgencias de la práctica totalidad de los hospitales de Catalunya. Los enfermos se acumulan en los pasillos por falta de camas disponibles y crece el descontento y las críticas por los recortes en el presupuesto sanitario. Según la Federación de Sanidad de CC.OO. de Catalunya, el sistema sanitario público catalán ha perdido en los últimos años más de mil camas y 10.000 profesionales. Sin duda, el recorte en los recursos incide de forma negativa en la capacidad de respuesta sanitaria ante situaciones críticas. Pero sería un error creer que la solución al problema de saturación de las urgencias se puede resolver sólo con más recursos. De hecho no hace falta forzar la memoria para recordar episodios similares de colapso en urgencias antes de que llegaran los recortes a la sanidad a causa de la crisis. El problema debe ser abordado en su globalidad, es decir, a partir de un cambio del modelo asistencial que sea capaz de responder a nuevas necesidades como las derivadas del incremento de la esperanza de vida. El Plan Integral de Urgencias podrá paliar el desbordamiento de recursos asistenciales en momentos críticos, pero la verdadera eficacia no se podrá alcanzar sin un trabajo que contemple la globalidad del sistema asistencial, desde el médico de familia, los centros de asistencia primaria, y lógicamente implante las nuevas tecnologías como la teleasistencia. Mientras, seguirán los colapsos.

Temas

  • EDITORIAL

Lea También