Más de Opinion

Opinion editorial

No es abuso, es violación

La sentencia del Tribunal Supremo recoge el sentimiento general  de indignación por el caso de La Manada

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Concentración en Madrid tras la sentencia del Supremo. HUESCA/EFE

Concentración en Madrid tras la sentencia del Supremo. HUESCA/EFE

No fue un abuso, sino una violación repugnante el proceder de los cinco miembros de la autodenominada La Manada que en los Sanfermines de 2016 cometieron (y ahora ya se puede decir con todas las de la ley) un delito continuado de violación a una joven. Así lo ha sentenciado el Tribunal Supremo que ha elevado de 9 a 15 años de prisión la condena contra los cinco integrantes del grupo, que ya han sido detenidos y conducidos a la prisión de Sevilla, ya que gozaban de libertad porque la anterior sentencia sólo consideraba que habían cometido abuso sexual.
La sala de lo Penal del Supremo estima por unanimidad que es incorrecta la calificación jurídica de las dos anteriores sentencias que les condenaron por abuso, porque su relato de hechos describe un «auténtico escenario intimidatorio, en el que la víctima en ningún momento consiente a los actos sexuales llevados a cabo por los acusados». La sentencia del Supremo será firme y crea jurisprudencia con lo que ya no podrán producirse interpretaciones laxas respecto a actuaciones como las que llevó a cabo La Manada. La decisión del Supremo supone la primera vez que un tribunal da la razón a la víctima y al resto de acusaciones (Fiscalía, Ayuntamiento de Pamplona y Gobierno foral) al estimar sus recursos y considerar que la joven de 18 años sufrió una violación. El tribunal da cuenta de la «actitud de sometimiento» que adoptó la joven, dada la «situación intimidante» en la que se encontraba y que fue aprovechada por los cinco condenados para cometer «diez agresiones sexuales» con «penetraciones simultáneas por vía vaginal, anal y bucal». El caso de La Manada había generado una gran indignación social ante la imposibilidad de aceptar que una interpretación de la ley permitiera que los cinco miembros de La Manada estuvieran en libertad tras cometer un acto tan repugnante. La gran importancia de esta sentencia del Supremo es que crea jurisprudencia y por tanto nunca más podrá generar ninguna duda jurídica ningún acto hasta ahora camuflado como abuso.

Temas

Comentarios

Lea También