Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

No pienses en un elefante

Si le dices a alguien que no piense en un elefante, enseguida su mente lo dibujará
Whatsapp

No pienses en un elefante es el sugerente título de un libro de George Lakoff, un investigador norteamericano de lingüística cognitiva, que no será un best-seller este Sant Jordi porque su primera edición en español es de 2006 y cuya principal tesis es que las palabras no son inocentes. Su idea es que si le dices a alguien que no piense en un elefante, enseguida su mente lo dibujará.

Richard Nixon lo descubrió en primera persona. Presionado para que dimitiera durante el escándalo del Watergate, se dirigió al país a través de la televisión. Se presentó ante los ciudadanos y dijo: «No soy un chorizo». Y todo el mundo pensó que lo era por haber citado una palabra clave del marco que le habían fabricado sus adversarios.

Su lectura me ha venido a la cabeza tras escuchar a diversos dirigentes del PP sostener que si no han puesto ningún obstáculo para que un icono como Rato pase por lo que ha pasado, algún crédito tiene que tener.

«Fíjense ustedes si este partido combate la corrupción que la justicia investiga la trama Gürtel y el caso Bárcenas estando el PP en el Gobierno», es la línea principal de su argumentario, cuando no solo son conocidas las trabas que han puesto a la instrucción de ambos casos sino que tal afirmación encierra otras ideas de enjundia. En primer lugar, que sus miembros intentan apuntarse un tanto sin haber hecho nada para merecerlo porque no poner ningún obstáculo a la detención de Rato más que un mérito es su obligación. En segundo, que dando a entender que el Ejecutivo podría haber impedido el arresto de su excompañero de filas, se han cargado de un plumazo la teórica separación de poderes. Por último, que no entienden que la detención de Rato ni prueba que el sistema funciona ni que los corruptos reciben su merecido ni que el PP sea un adalid de la honradez. Y si no que se lo pregunten a María Dolores de Cospedal y su ya famoso «hemos trabajado mucho para saquear a nuestro país». No sé que diría Lakoff pero sí el director de la Agencia Tributaria. Es «la repera patatera».

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También