Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

No sea Cándido

Estamos en tiempos nuevos y desconocidos por los que hay que caminar con cabeza
Whatsapp

François-Marie Arouet, más conocido como ‘Voltaire’, hijo de Notario, estudiante de Leyes (entre otras muchas cosas), se destacó, como bien sabe el lector, por sus escritos literarios. Uno de los más conocidos es el titulado Cándido(O el optimismo). Cándido era un joven de carácter amabilísimo, de bondad de corazón, sólido en el juicio y en sinceridad. Al pobre Cándido le sucede de todo precisamente por ese carácter.

Voltaire hace una crítica acerada de la sociedad de su tiempo, en la Guerra de los Siete Años, y dirige su ironía contra todos los estamentos, sobre todo contra la Iglesia, en unos tiempos en que ya está fermentando la revolución francesa.

Cándido viaja por toda Europa e incluso Sudamérica y expone cruelmente costumbres y personajes. Dice Voltaire: ¡ gran cosa es viajar para desengañarse de mil tonterías!...

Estamos a las puertas de unas elecciones municipales. Nada más, ni nada menos. Porque ya nos están inundando los diversos partidos políticos con sus tonterías, sus despropósitos, sus proyectos y también sus mentiras.

Desde el ‘PPC’ no hay duda que se aspira a mantener –y recuperar, en su caso– los cargos posibles. Recordemos cómo han impuesto sus normas en las Cortes, bajo su mayoría absoluta. Recordemos los escándalos que han protagonizado altos cargos o destacados técnicos, como Alvaro Puerta, Bárcenas los Gürtel, Rato… aunque no se les caiga la cara cuando dicen que «ya no están en el Partido…». Como tampoco están los discos duros que llevaban la contabilidad en la calle Génova. Eso es ayudar a la Justicia.

No sale el ‘PSC-PSOE’ mejor librado en Reus con los asuntos INNOVA y sus repercusiones y secuelas; con la soberbia que demostraron durante dos décadas ininterrumpidas de actuaciones, muchas, sí, aceptables y adecuadas, pero otras…

‘CiU’ se mueve en la ambigüedad de esquivar los escándalos anteriores, huyendo de palabras mayores como ‘caso Palau’, ‘caso Pujol’, ‘caso Prenafeta’, ‘caso Banca Catalana’ y en Reus parece ‘caso Gomis’… pero, al mismo tiempo, sin cesar en los pronunciamientos soberanistas que no gustan a todos los miembros. Y que, en todo caso, nada tienen que ver con lo que ahora se ventila: la dirección municipal de la ciudad. De dar soluciones a sus problemas de cada día, y a los heredados. Los Ciudadanos se han colocado en una bonita esquina del Passeig Sunyer. Esperamos que no se busque complicaciones innecesarias con el PPC, en la línea seguida en Andalucía, al menos hasta después de los resultados.

Podemos es otra novedad, que no sabemos qué resultado puede obtener en Reus. Parece que hay animación, pero no tanta como podría suponerse a tenor de sus líderes. Tienen que pronunciarse sobre la unidad de España, antes de que el ciudadano emita su voto.

Y Ara Reus suponemos que estará a verlas venir, como ha hecho hasta hace poco. A ver si tiene más suerte en la aplicación de su programa, casi inédito. Por cierto, resultó totalmente improcedente el mitin en TV3 de su abogado –por cierto, con el mismo apellido que el esposo de la señora Gomis– con olvido del principio in dubio pro reo. Los linchamientos, a su hora, y mientras tanto con un mínimo respeto a los imputados.

Lector: no sea cándido y no vote porque siempre lo ha hecho al mismo. Estamos en tiempos nuevos, en terrenos desconocidos por los que hay que caminar con cabeza, no con el corazón, sin emociones, con prudencia. Examine lo que se dijo hace cuatro años y lo que se ha hecho hasta ahora en la ciudad. Y lo que no han hecho. Se eligen buenos gestores de Reus. Nada más. Ni nada menos.

Temas

  • TRIBUNA

Comentarios

Lea También