Más de Opinion

No somos tontos

Los eurodiputados del PP ya intentaron en Bruselas poner en evidencia al Gobierno de su propio país

MARGARITA SÁENZ-DIEZ

Whatsapp
MARGARITA SÁENZ-DIEZ

MARGARITA SÁENZ-DIEZ

En este país, unos cuantos están convencidos que los ciudadanos somos tontos. Idiotas, vamos. Si antes de la nueva normalidad no era fácil tragarse la ristra de maldiciones lanzadas contra quienes tenían que hacer frente a una pandemia endiablada que pocos conocían, ahora, cuando la toma de decisiones está descentralizada, el Gobierno de Pedro Sánchez y su equipo científico continúa siendo el culpable de todos los rebrotes que afectan a una parte del país.

El secretario general del PP, Teodoro García Escudero, lo ha explicado con la contundencia que le caracteriza. No en vano ostenta el título de campeón mundial de lanzamiento de hueso de aceituna. «El caos del mando único está llegando a los rebrotes», ha subrayado, haciendo caso omiso de que las competencias están en manos de las comunidades autónomas.

El presidente del PP, Pablo Casado, lo deja chiquito en sus diatribas, mientras que el propio García Escudero y la otra escolta, Cayetana Alvarez de Toledo, siguen echando leña al fuego no sea que la templanza de Núñez Feijóo contamine la situación después de haber ganado por cuarta vez las elecciones autonómicas en Galicia.

Cuando se hizo con la presidencia hace dos años, el joven abogado prometió caminos de gloria para su partido, pero ahora debería preguntarse qué gloria conseguiría si diera un portazo a los nuevos presupuestos del Estado, cuando España va a contar con un fondo europeo de reconstrucción de 140.000 millones de Euros.

Mediada la crisis del coronavirus, los eurodiputados españoles del PP ya intentaron en Bruselas poner en evidencia al Gobierno de su país. Solicitaron a la Comisión Europea que esclareciera varias actuaciones por si hubiera atentado contra los derechos humanos de los ciudadanos.

Sangre, sudor y lágrimas costarán a este Gobierno conseguir apoyos suficientes para aprobar los Presupuestos del Estado del 2021. Dentro de la coalición gubernamental hay discrepancias, que el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, se ocupa en airear todo lo posible. De momento le ha puesto el veto a cualquier entendimiento del Ejecutivo con PP y con Ciudadanos, aunque sus votos puedan ser imprescindibles para la aprobación de las cuentas del Estado .

Carmen Calvo, vicepresidenta primera, María José Montero, ministra de Hacienda y Portavoz del Gobierno, y Margarita Robles, ministra de Defensa, ya han encendido todas las luces de alarma para que no se frustren una cuentas públicas que podrían rescatar de la indigencia a millones de personas. PSOE y Podemos sí defienden al unísono una tasa digital y otra sobre transacciones financieras.

Un desacuerdo que hiciera imposible la aprobación de unos nuevos presupuestos sería una gran catástrofe. ¿Cómo reconstruir el país sin ese poderoso instrumento?

Temas

  • Linea Abierta

Comentarios

Lea También