Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

No te vayas todavía

Los enanos siempre se conforman con alcanzar las estanterías más altas
Whatsapp

Lo peor que les puede pasar a nuestros acreedores es que se mueran y tengan una excusa suprema para no pagar sus deudas. Hay que esperar siempre, aunque la esperanza sea engañosa según Shakespeare y confortable en la opinión de nuestros párrocos de distrito, que también son unos clásicos. Si se hunde Grecia a niveles subterráneos nos puede llegar el agua al cuello a casi todos los que sobrenadamos. De ahí que Europa se plantee aliviar las condiciones de su deuda, o sea, reestructurarla, cuando todas las estructuras están rotas. Vistos a distancia, los griegos actuales nos parecen unos caraduras importantes. El llamado Tsipras, al que no sabemos cómo llamará la historia, ha convocado al Parlamento para discutir su propuesta, que es la tercera y la última. Se compromete a hacer duras reformas, lo que equivale a que las hagan sus compatriotas. Ni ellos ni nosotros queremos que se vayan del euro, que al parecer da más sombra que las columnas. El todavía jefe ha sorprendido a la afición asumiendo un ajuste bastante más duro que el que le exigían sus múltiples acreedores, pero sabe dos cosas: que el prometer no empobrece y que las promesas están hechas para incumplirlas. Si comparamos los problemas de Grecia con los nuestros nos explicamos por qué Rajoy nunca será un neurótico. El Fondo Monetario Internacional ha situado a España a la cabeza de los países avanzados y niega el impacto griego. Lástima que las previsiones gubernamentales sean más optimistas que las de los gobernados. Somos el país que más crece y a la vez el que menos varía de estatura económica, pero los enanos siempre se conforman con alcanzar las estanterías más altas, aunque tengan que empinarse. Es cierto que las facturas falsas han llegado hasta la cúpula de UGT. Su sede central ha sido registrada por primera vez, pero por fortuna no estaban dentro ni Toxo ni Méndez, que supongo que también son partidarios del euro y no desean que se vaya deGrecia. Ni de otros lugares más cercanos.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También