Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

No toda la culpa es de Albert Abelló

El batacazo de Albert Abelló y de Alejandro Fernández deja el Ayuntamiento de Tarragona sin alternativas creíbles
Whatsapp

Albert Abelló, en una entrevista concedida al Diari, reconoce sin tapujos su fracaso electoral, asume con humildad los errores cometidos y asegura que trabajará en la oposición para luchar por la alcaldía de Tarragona en el 2019. Su sinceridad le honra y su desbordado optimismo es digno de admiración. Es evidente que el descalabro electoral de CiU en la ciudad de Tarragona no puede achacarse íntegramente a Abelló. Pasar de siete a tres concejales tras los peores resultados de la coalición nacionalista en la capital es un demérito que no puede atribuirse a una sola causa. El primer acto de contrición ha de venir de la dirección del partido que, hasta última hora, mantuvo la incertidumbre sobre si repetía candidato en la persona de Victòria Forns o apostaba por una alternativa. Cuando finalmente se optó por la segunda opción se hizo tarde, de forma precipitada e incluso con malas formas. Abelló no ha dispuesto de tiempo para preparar ni su candidatura ni su campaña, ha cometido errores de principiante y ha sido mal asesorado. Cabía esperar más de una persona con ADN genuinamente tarraconense, con experiencia de gestión y con ilusión por la ciudad. La decadencia general de CiU en todo el país hizo el resto. Asegura Abelló que no tira la toalla. Si ha aprendido la lección es una buena noticia. Pero precisará que CiU recupere el norte. Tarragona urge de alternativas que, en estos momentos, no se vislumbran por ninguna parte.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También