Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Nuestro Hermida

«Nuestro Hermida», un gran profesional, viajó ayer para siempre al espacio exterior de la Eternidad
Whatsapp

El 5 de octubre de 1957 Jesús Hermida era alumno de la Escuela de Periodismo de Madrid. Le tocó hacer una redacción sobre el hecho del día: la URSS había lanzado el Sputnik, para sorpresa de todos. «Nos lo encontramos -escribió- sobre nuestras cabezas como Goliat se encontró la pedrada».

El 21 de julio de 1969 los americanos dieron la réplica más contundente a los éxitos soviéticos colocando el Apolo XI en la Luna.

Aquel estudiante había destacado tanto en estos años, que estaba allí, en Cabo Cañaveral, enviado de TVE, entre otros 5.000 periodistas, asistiendo a la mayor gesta humana.

Aquel día acabó de sellar su popularidad, quizá la mayor que había tenido nunca un periodista. Era resultado de su estilo personal inconfundible, tan repelente como atractivo, tan famoso como envidiado.

«Nuestro Hermida», un gran profesional, viajó ayer para siempre al espacio exterior de la Eternidad.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También