Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Nuevas lecciones de viejos amigos de Tarragona

El secreto de la felicidad. La gran diferencia no está en lo que nos va pasando porque a todos nos acaba pasando lo mismo. Ya verán. Sino en cómo se lo toma uno

Lluís Amiguet

Whatsapp

Estos primeros días del año he ido a buscar el sol de invierno de la ciudad, hasta ahora, dulce y benévolo. Me he asomado al Mediterráneo tras el primer café, como cuando iba al cole, y he dejado que la brisa húmeda y fresca del mar me acabara de despertar. 
Después he bajado, con la premura exacta, tan tarragonina, para que la marcha no degenerara en prisa, paseando  por la Rambla, y he disfrutado de los encuentros casuales con  los viejos amigos: «¡Qué pasa, tío! Xeic, com vas!». 

Es un masaje social que echas de más cuando te encuentras con quien no quieres, porque la ciudad no te da suficiente espacio para esconderte, pero que echas mucho de menos cuando vas de un lado a otro metido en un vagón del metro bajo el suelo en una gran ciudad y todo son miradas que no quieren ver. 

En Tarragona he vuelto a ver calvas y barrigas, tan decadentes como la mía; otros que se mantienen y te saludan con la mano haciendo footing resoplando. He visto amigos entregados a la ciudad, su trabajo y su familia y otros que las han perdido. 
La gran diferencia no está en lo que les va pasando, porque a todos nos acaba pasando lo mismo. Ya verán. Sino en cómo te lo tomas.
Porque de los recursos de tus amigos ante la vida siempre se puede aprender algo. Por eso he tomado algunas notas sobre mis amigos de Tarragona, que ahora comparto con ustedes: 

a) Ha resultado más divertido hablar con todos aquellos amigos de aquellos tiempos que en aquellos tiempos.

m) Nadie ha conseguido lo que planeaba cuando estudiábamos, pero los más felices son los que han logrado convencerse de que sí.

i) Los que tienen profesiones en las que saben que ayudan a los demás están más satisfechos que los que sólo se ayudan a sí mismos. Pero éstos últimos, sobre todo los más ricos, no paran de hablar de lo que les gusta ayudar a los demás.

g) Los que tienen profesiones muy creativas están mas realizados, pero querrían ganar más.

o) Los que ganan más querrían tener profesiones más creativas.

s) Las antiguas compañeras de clase que hoy son madres han tenido que pagar un precio más alto por serlo –en sacrificio de su tiempo, su carrera y su salud– que los que somos padres.

g) Ningún padre ni madre se arrepiente de serlo.

r) Los que tienen más dinero viven mejor que los demás, pero los que tienen mucho más dinero no viven mucho mejor que los demás.

a) Las chicas se han cuidado estos años mucho más que los chicos. Y se nota.

c) A los 20 años nos quejábamos de poco sexo; a los 30 de poco dinero; a los 40 de poco tiempo; y a los 50 de no poder dormir.

i) Los que continúan felizmente casados son quienes se enamoraron de las virtudes de su pareja, pero han acabado enamorados de sus defectos.

a) Los que te dicen que han conseguido un divorcio están mejor que casados.

s) Los que te dicen que han sufrido un divorcio están peor que casados.

T) Los que han perdido un ser querido y evocan los buenos momentos que pasaron a su lado son menos desgraciados que quienes no paran de pensar en los que ya no vivirán juntos.

G) Tengan la ideología que tengan; voten a quien voten; vayan o no vayan a la iglesia que sea; y animen al equipo que animen…Todos mis amigos de Tarragona coincidimos en nuestros deseos de un moderado bienestar, estabilidad, buen gobierno y equidad. Aunque solemos hablar mal de las autoridades, que para eso les pagamos.

N) El momento más emocionante de nuestro encuentro, amigos, es cuando nos damos cuenta de que el milagro es que sigamos vivos y podamos abrazarnos. Es entonces cuando compartimos un momento de genuina felicidad.

Lluís Amiguet es autor y cocreador de ‘La Contra’ de ‘La Vanguardia’ desde que se creó en enero de 1998. Comenzó a ejercer como periodista en el Diari y en Ser Tarragona. 

Temas

Comentarios

Lea También