Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

Obstáculos en el camino hacia el 21-D

Puigdemont ha desafiado al Estado desde Bruselas y la juez le cita a declarar mañana jueves tras la dura querella de Fiscalía

 

Diari de Tarragona

Whatsapp

El pasado fin de semana ofreció una aparente calma en la turbulenta vida política catalana. Los independentistas declararon la República catalana en el Parlament, el presidente del Gobierno destituyó a todo el Govern de la Generalitat y aplicó el artículo 155 de la Constitución y todos se fueron de fin de semana. El sábado y el domingo fueron unas plácidas jornadas festivas en las que incluso se disputó en un ambiente deportivo exquisito el partido Girona-Real Madrid que algunos agoreros habían anunciado como «explosivo». Las horas siguientes avalaban la confirmación de que las aguas volvían a su cauce. El Govern acataba la destitución y la totalidad de partidos independentistas aceptaban participar en las elecciones convocadas por Mariano Rajoy el próximo 21-D. Parecía que todos centraban el reto en la cita democrática de la vigilia del sorteo de Navidad. Poco ha durado el remanso de tranquilidad. La reaparición de Carles Puigdemont en Bruselas ofreciendo una rueda de prensa en la que desafía al Estado español y en la que  se erige en un exiliado de facto, aunque no haya pedido ser considerado como tal por Bélgica, ha abierto nuevamente la caja de los truenos. El escenario bélico se ha completado con una querella de la Fiscalía General del Estado de extrema dureza argumental y con el error añadido de denominar el documento enviado a la prensa con el título de la película Más dura será la caída.
Rajoy ha decidido aplicar el artículo 155 con suma delicadeza y sin ninguna ostentación, hecho que ha permitido la sustitución de responsabilidades en la Generalitat sin ningún tipo de conflicto. Esta táctica, a todas luces positiva, se puede ir al traste por la dureza empleada en la querella de la Fiscalía, circunstancia que, mucho es de temer, se convierta en otro fértil sistema para acrecentar el nacimiento de más independentistas, tal como ya anuncia la última encuesta del CEO realizada tras los hechos del 1-O. 

Temas

Comentarios

Lea También