Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Otro avispero en Oriente Medio

La crisis de Yemen, que está siendo instrumentalizada a fondo por algunos de sus vecinos, no para de empeorar
Whatsapp

La crisis en Yemen está siendo instrumentalizada a fondo por algunos de sus vecinos, viejos actores en el drama del país, pero nunca tan directamente como con la creación de una fuerza militar conjunta árabe para hacer frente al auge militar, social y político de los huthíes, de confesión chií –un tercio de los habitantes del país–. Tratar de «vecino» del Yemen a Egipto es un sinsentido geográfico, pero en el sentido político, estratégico y económico, lo es por lo que significa en la región: Egipto está viviendo de los subsidios saudíes (y también de los Emiratos Árabes) en forma de adelantos de tesorería por miles de millones de dólares que, según una vieja tradición, serán condonados en su día. En la práctica, Egipto pone el músculo militar y Arabia Saudí, la preocupación y el dinero. Se dice que la reacción saudí ha sido rápida y contundente porque el nuevo rey Salman ha querido dar una prueba de determinación, pero de momento sin tropas de tierra, que nadie quiere o puede enviar. Los saudíes también han convocado una reunión de las fuerzas políticas yemeníes en Riad para tratar el futuro del país y abordar soluciones negociadas, en la que no estarán los hutíes, ni Al-Islah –la potente rama local de los Hermanos Musulmanes–, ni los leales al antiguo presidente Al-Saleh. Salvo sorpresa, de nada servirá, como tampoco los bombardeos que están matando a muchos civiles y que pilotos a menudo extranjeros ejecutan por cuenta de un tercero. Otro avispero que empeora.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También