Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Pactos contra natura

Los pactos, necesarios y deseables para dar estabilidad, no pueden nunca trazarse a contrapelo de la voluntad del electorado
Whatsapp

Esperanza Aguirre, vencedora en las elecciones municipales por Madrid, ha propuesto al PSOE una alianza para gobernar y desplazar a Ahora Madrid, una plataforma electoral radical que incluye a Podemos y que está encabezada por la exjueza Manuela Carmena. En un primer análisis, la propuesta parece chocante, pero enseguida se ve que es descabellada. Y la razón es ésta: el buen resultado de Manuela Carmena no proviene de su adscripción ideológica sino del hecho de que esta candidata sea una persona honorable, de fuera de la política, que puede acreditar una ejecutoria de intachable honradez y que nada tiene por tanto que ver con la corrupción a raudales que ha contaminado a la política madrileña, en la que el ‘caso Bankia’ es el paradigma de la indecencia que hemos tenido que padecer. Así las cosas, sería sencillamente indecente que PP y PSOE, que se taparon mutuamente las vergüenzas en Bankia -ambos, contaminados por la corrupción sembrada por Blesa, impidieron una comisión parlamentaria de investigación y tuvo que ser UPyD la formación que llevara el caso a los tribunales-, formaran ahora una coalición contra natura para repartirse el poder. Si cometieran tal error, podrían recolectar en las próximas generales una derrota inefable, muy superior a la que pudieran imaginar. Los pactos, legítimos y deseables para formar mayorías que garanticen la estabilidad, no pueden nunca trazarse a contrapelo de la voluntad popular.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También