Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Pactos y tacticismos

Podemos y Ciudadanos han aplicado la recomendación de que el juego limpio hay que aprender pronto a simularlo
Whatsapp

Ciudadanos ha ‘pasado’ del pacto hasta las elecciones del 24-M; y ahora ‘ve’ el acuerdo con una apuesta baja. En realidad su táctica era simple: esperar a pactar Andalucía con el PSOE para equilibrar pactos con el PP en lugares como Madrid; y así cobrar imagen de centristas, no sólo muleta de la derecha. Podemos ha mantenido la distancia porque de hecho no les daban juego. Teresa Rodríguez ha cambiado el tono al tener a su chico, Kichi, en disposición de gobernar Cádiz y el puñado de pactos Podemos+PSOE de norte a sur, hasta Asturias por La Mancha y Aragón. Pero Podemos nunca superó el vértigo. Mandar es perder la inocencia. En definitiva en Podemos y Ciudadanos parecen seguir la recomendación de Groucho: en la vida es tan importante la honestidad y el juego limpio, que resulta fundamental aprender pronto a simularlos. El PP, en cambio, ni se molesta en eso. Moreno Bonilla ha cauterizado su fracaso -pérdida de la mitad de escaños- con dureza. Con su discurso de ‘la lista más votada’ trataba de salvar alcaldías más que la coherencia. De hecho en alguna localidad ya han pactado contra la lista más votada, el PSOE. Siempre ha sido ‘convidado de piedra’; a pesar de algún golpe de efecto como reclamar un recambio de Susana. Pero sólo se trataba de otro farol, copiado de Arenas en 1994. Esa imagen de trapacerías políticas deja una huella de hastío que convierte en frustrantes las voluntades del votante.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También