Más de Opinión

Paradas de bus muy peligrosas

No es de recibo que los ciudadanos que apuestan por el transporte público para llegar a sus casas tengan que jugarse la vida

Whatsapp

Las imágenes que ilustran el reportaje titulado ‘Los vecinos de Llevant nos jugamos la vida al bajar del bus’ –páginas 12 y 13 de este periódico– reflejan de forma elocuente el riesgo que conlleva apearse del autobús municipal en la antigua N-340, una zona donde existen varias urbanizaciones y donde vive un nutrido grupo de vecinos. No es de recibo que los ciudadanos que apuestan por el transporte público para acceder a sus casas tengan que jugarse la vida cruzando por una carretera muy transitada a ciertas horas o que tengan que dar un rodeo de más de trescientos metros para llegar al otro lado de la vía, donde se hallan sus viviendas. Es verdad que el Ayuntamiento espera el traspaso de la vía por parte del Ministerio de Fomento para poder actuar en la carretera, pero no es menos cierto que los vecinos de esta zona de Tarragona necesitan una solución urgente antes de que haya que lamentar una tragedia. Una de las propuestas es la colocación de semáforos para que las personas que descienden del autobús puedan cruzar la carretera sin el temor de que un coche les atropelle. No parece una mala solución;sería rápida, con un coste asequible y relativamente sencilla de ejecutar. No se trata, como propone el Ayuntamiento, de suprimir unas paradas que dan servicio a los vecinos, sino de encontrar soluciones que satisfagan a todos. Eso sí, habría que actuar de forma rápida, no en vano lo que está en juego es la seguridad de los tarraconenses.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También