Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Paradoja

Se vende una imagen de unidad en los momentos de aflicción pero se palpa que la situación es tensa

Luis Fernando Valero

Whatsapp

El diccionario de la RAE señala para la palabra paradoja la siguiente definición en primera acepción: «Hecho o expresión aparentemente contrarios a la lógica». Y en segunda acepción: «Empleo de expresiones o frases que encierran una aparente contradicción entre sí, ejemplo: mira el avaro, en sus riquezas, pobre»

Por diálogos con personas amigas, son varias las que me han señalado que se sienten raras viendo como cada vez más se desliza en la sociedad una división, a pesar que muchos lo perciben así, se recalca que la sociedad catalana  está unida, no hay división ni enfrentamiento y, si se me apura, esto es una balsa de aceite, aunque día a día, muchos políticos, de todos los partidos, se dicen  unas puyas  impresionantes que no son en absoluto de recibo en una sociedad que se señala como un lago de paz y tranquilidad.

La sociedad catalana, y por extensión la española, acaba de sufrir un pavoroso traumatismo que lleva al ánimo a la desazón y la tristeza más profunda solamente paliada por haber visto impresionantes gestos de solidaridad y sacrificio de personas que en vez de salir corriendo, por el instinto de conservación, lo vencieron y se dedicaron con una caridad extrema a ayudar a otros que estaban peor que ellos.

Oficialmente se vende que la unión hace la fuerza y que la balsa de aceite en absoluto está contaminada de agua.

Aun así, se percibe en el ambiente que del dicho al hecho hay un gran trecho y, a pesar de la propaganda de unión, se observa en las imágenes oficiales, en la gestualidad de los personajes, una evidencia más que palpable que la situación no es fluida.

Por otra parte se connota que hay una división objetiva y palpable en la sociedad catalana que para unos será de 50%, los que opinan blanco y otros negros, creo que la metáfora es comprensible sobre lo que es negro y blanco sin que ser de un color u otro significa ser mejor ni peor, para otros la fracción es de 40/60%, inclinándose el tanto por ciento, según el color con que mire, obviamente otras cantidades también se afirman, pero el ejemplo es ya comprensible para lo que queremos señalar.

La cuestión de fondo es si ante un hecho como el que acaba de suceder la mejor forma de afrontarlo es con la división de la sociedad. La frase ‘unidos venceremos’ se repite pero la realidad evidente es que no es así. 

La pregunta es: ¿tan enferma está la sociedad catalana y tan incompetentes son sus políticos y sus partidos que no se será capaz de poder llegar a un punto de acuerdo en donde todos cediendo se llegue a un punto de encuentro?

No se puede mirar alrededor y observar que ha habido situaciones que parecían irresolubles y que se llegaron a forma de equilibrio para una resolución: Irlanda, Canadá, Colombia, El Salvador… la sociedad  catalana, esa que siempre se ha definido como un oasis, como un ejemplo de convivencia, de integración, se ha vuelto una sociedad quebrada, rota, imposible de dialogar. Cuesta creerlo cuando uno mira alrededor, los apellidos se entremezclan entre sí, en muchas familias se habla indistintamente entre ellas en la lengua que cada uno quiere, militan en los partidos donde cada uno se siente cómodo, pero la armonía familiar se mantiene pues el cemento que las une es lo suficientemente fuerte para no resquebrajarse.

¿Seremos capaces, en estos momentos de aflicción y dolor, de encontrar ese punto de equilibrio en donde podamos sentarnos juntos a restañar la sociedad para que no ocurra lo que ha pasado en otros lugares?

Temas

Comentarios

Lea También