Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Opinion Editorial

Pasar página

Quienes demostraron tanta irresponsabilidad de gobierno no pueden repetir en los cargos como si no pasara nada

 

Whatsapp

Mientras los partidos ultiman las listas para concurrir a las elecciones del 21-D sin que se haya producido ninguna sorpresa relevante, prosigue la autocrítica de quienes auspiciaron el procés. El último en aterrizar en la realidad ha sido Artur Mas, el principal responsable del giro soberanista de Convergència y que ha derivado en una ruina general, empezando por el propio Mas. El expresidente de la Generalitat afirmó ayer que en Catalunya «aún no hay una mayoría suficientemente sólida para alcanzar la independencia, ya que  se necesita una  mayoría claramente reforzada, y no situada en torno al 50% de la población». Resulta desesperante que Artur Mas reconozca ahora una evidencia que desde múltiples sectores se había advertido, incluso desde su propio partido. En un desayuno-coloquio organizado por Nueva Economía Fórum, Mas ha subrayado que la cuestión «principal» es si los soberanistas son ya «suficiente mayoría para tirar adelante» y están en disposición de «controlar bien los tiempos de un proceso de esta complejidad». Mas ha señalado que la mayoría en favor de la independencia «debe ser claramente reforzada», porque de lo contrario falta «fuerza» para hacerla efectiva. La irresponsabilidad de quienes alentaron el procés, convencidos como estaban de que no era viable, debe pasarles factura cuando menos política. En el caso de Mas puede costarle el propio patrimonio ante la dificultad de reunir la fianza que le reclama el Tribunal de Cuentas.
Insistiendo en la irresponsabilidad de quienes pilotaron el procés, es imprescindible que no vuelvan a tener responsabilidades de gobierno. Por muy comprensible que sea que sus partidos les protejan en las listas por su actual situación procesal, no sería de recibo que pudieran reincidir en su irresponsabilidad e ineficacia como gobernantes.

 

Temas

Comentarios

Lea También