Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

Pendientes de Puigdemont

Todo indica que el president optará por una fórmula ecléctica para contentar a todos los sectores del soberanismo con una DUI con efectos retardados a la ‘eslovena’.

Diari de Tarragona

Whatsapp

Expectación y tensión máxima ante la declaración que el president Puigdemont hará esta tarde en el Parlament. La disparidad de criterios y las desavenencias en las filas soberanistas han marcado las horas previas al trascendental anuncio. Donde existen mayores discrepancias sobre  el camino a seguir es en el PDeCAT, donde, sobre todo a raíz de la desbandada empresarial, ha cundido el pánico. No es para menos. A la marcha  del Sabadell, CaixaBank, Gas Natural y Aguas de Barcelona la semana pasada, se sumaron ayer Abertis y San Miguel mientras Planeta anunciaba el mismo camino si finalmente hoy se concreta de DUI. Pese a la evidencia de que por este camino vamos de cabeza a un derrumbe de la economía catalana, que lógicamente acabará repercutiendo en la destrucción de puestos de trabajo, los sectores más extremistas de ERC y por supuesto la CUP se sienten en su salsa y presionan a Puigdemont para que cumpla con las leyes de desconexión aprobadas en el Parlament de forma torticera. Para completar el panorama de presiones contrapuestas, la ANC y Òmnium han convocado concentraciones en  el Parlament para presionar en favor de la declaración. Ante todo este embrollo lo más previsible es que Puigdemont opte por una fórmula ecléctica que le permita justificar sus compromisos con todas las partes. En las últimas horas, el President ha hecho especial hincapié en reclamar una mediación internacional para resolver el conflicto. Para que su oferta tenga credibilidad necesita ganar tiempo. Ninguna mediación puede comenzar bajo la presión del calendario. Puigdemont sabe que el Gobierno no aceptará nunca esta propuesta porque sería tanto como elevar a los independentistas a la categoría del propio Estado, pero con esta táctica refuerza su argumento de que Madrid no quiere hablar y explota su papel de víctima tan potenciado tras el grave error de las cargas policiales del 1-O. En definitiva, Puigdemont optará por una declaración a la eslovena, que proclama la DUI con efecto retardado para ganar tiempo y esperar acontecimientos.

Temas

Comentarios

Lea También