Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Pero Grecia ¿es Grecia?

Ya es bastante pintoresco hacer creer que, por el mero hecho de ser griego, Tsipras lleva el sello de Pericles
Whatsapp

Tucídides cuenta un buen episodio, en vísperas de la guerra del Peloponeso, muy apropiado para quienes estos días sostienen la extravagante teoría de que Europa debe salvar a Grecia porque ellos son los fundadores de la democracia. Ya es bastante pintoresco hacer creer que, por el mero hecho de ser griego, Tsipras lleva el sello de Pericles. Parece una gansada eso de que Tsipras, Varoufakis o Tsakalotos debieran amortizar, en préstamos a fondo perdido de la banca europea, las aportaciones de Aristóteles, Fidias o Sófocles hace veintitantos siglos. Ese clase de argumentos delata la precariedad de argumentos. Esto no trata de Europa, sino de Euro. En todo caso, para nostálgicos, ahí va lo de Tucídides sobre ‘el debate de Mitilene’: ante un conflicto con Lesbos, los atenienses votaron en su asamblea y, agitados por un líder ‘demagogo’ llamado Cleso, en el referéndum se impuso dar el castigo de matar a los varones y esclavizar a mujeres y niños; pero un día después de partir los trirremes para ejecutar la decisión, reconsideraron que era un disparate. N. Haynes resume el valor del episodio: «Tucídides narra esta historia con resignación cansada, como si fuera la clase de cosas que hay que tragar en una democracia: muchedumbres idiotas que, tras adoptar decisiones idiotas a petición de oradores idiotas, corren luego a lamentarse por haberlas adoptado». Es absurdo el mantra de la cuna de la democracia como si ese fetiche bastara para resolver esto. Si Europa ayer les hubiera bajado el pulgar, muchos griegos no tardarían en lamentarse viendo a Tsipras como un demagogo fatal. Syriza ha logrado llevar el debate de la racionalidad a las emociones; y no solo en Grecia, sino en toda Europa. Ha ganado, pero ¿qué ha ganado? Podría ser, como sostiene Krugmann, que la Unión salga beneficiada porque la ‘Europa de los mercaderes’ había devaluado la fe en el proyecto europeo, y esto restablece cierta dignidad. Suena bien, pero cuesta creerlo. ¿A qué han votado ‘no’ los griegos? No parecían votar sobre la negociación, sino sobre el orgullo nacional. Su celebración llena de banderas evocaba los días del triunfo en la Eurocopa de 2004. Pero la solución pasa por la Unión. Dentro hay reglas duras en manos de tecnócratas a veces miopes políticamente; pero son los que han bombeado 240.000 millones a Grecia y aún le ofrecen una salida. Aquí se trata de rescatar el país, no de librar unas Termópilas para contener a los acreedores. Y sin embargo el éxito de Tsipras, en un momento de auges nacionalistas y populistas en Europa, puede servir de ‘efecto llamada’ para los demagogos.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También