Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Perseguir a los defraudadores

No se tiene noticia, de momento, de que el goteo de los papeles de Panamá haya desencadenado ninguna actuación policial

Whatsapp

Con toda evidencia, el principio de respeto a la privacidad (y su derivada, el secreto bancario) tiene que ceder ante el interés general de la transparencia fiscal. Y en tanto siga habiendo paraísos fiscales y prácticas mafiosas de lavado de dinero y fraude, será legítimo e incluso heroico desvelar todas estas maquinaciones, como han hecho los periodistas de investigación que han sacado a la luz internacionalmente los papeles de Panamá, un listado de miles de propietarios de sociedades offshore a través de las cuales muchos de ellos han defraudado. Lo que sorprende no es, pues, el filtrado y la publicación de tales noticias sino el goteo incesante de nuevos nombres y la inhibición -que se sepa- de las fuerzas de seguridad del Estado. Se puede entender la estrategia empresarial de prolongar el suspense para lograr más audiencia mediática, pero es claro que el retraso en los anuncios permite a quienes aún no han salido a la luz adaptar sus estrategias, al tiempo que desestabiliza el sistema fiscal. No se entiende en definitiva que la policía fiscal -la inspección de Hacienda y la UDEF- no tome cartas en el asunto para anticiparse a las informaciones y actuar a tiempo contra quienes hayan de responder de actuaciones ilícitas. La colaboración en este caso de la prensa con el Estado no sólo es legítima sino que responde a la gráfica definición de que el periodismo es el perro guardián de la democracia y del Estado de Derecho.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También