Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Pócima contra la corrupción

Directivos y políticos han contrariado los principios de administrar con honestidad aquello que les ha sido cedido en gestión
Whatsapp

La desafección de los ciudadanos hacia la clase política puesta en evidencia en casi todas las recientes encuestas del CIS se fundamenta en el alto grado de corrupción detectado. Este se ha convertido en un auténtico problema para los partidos tradicionales, pero mayor aun para el gobierno de Mariano Rajoy, cuyo partido lidera el ránking de casos denunciados. La corrupción en España tiene como base la transgresión. Directivos y políticos que rigen instituciones públicas se han creído amos y señores de sus cargos y han actuado contrariando los principios de administrar con honestidad aquello que les ha sido cedido en gestión.

Existe una legislación que ha procurado controlar y desterrar la corrupción de los organismos estatales , que han sido elaborados con el objetivo fundamental de ejercer presión sobre estos organismos y dotar de norma a la administración del bien público, pero no ha sido suficiente hasta tal punto que seguimos ocupando los lugares destacados de los países más corruptos del mundo. De ahí la urgencia de implementar una política de Estado, que sea capaz de involucrar a todos los poderes públicos al más alto nivel, así como a los partidos políticos, en esta lucha que debe ser una campaña permanente. La prensa independiente tiene también un papel importante a jugar ante el actual escenario de corrupción. La prensa honesta, la que no está bajo la tutela de un partido político, es y ha sido siempre garantía del sistema democrático y de la buena gestión de la cosa pública a través de la información libre y la fiscalización.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También