Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Política de gestos exteriores

Poco se coordinó esta semana el PP con la Justicia al coincidir el baño europeo de Rajoy con la operación del ´caso 3%´

Whatsapp

El pasado miércoles, todo estaba preparado para que el Partido Popular tuviera una jornada gloriosa, al celebrarse en Madrid el congreso del Partido Popular Europeo, cuya rutina debía esta vez exacerbarse para prestar apoyo a un Rajoy en apuros que se presenta a elecciones el 20 de noviembre. Catorce jefes de gobierno en activo y otros en la reserva -Merkel, Sarkozy, Berlusconi- y las máximas autoridades comunitarias -Juncker, Tusk,- estaban convocados al cónclave, que no ha servido por cierto para nada más: las resoluciones han sido tan irrelevantes que ni siquiera se han publicado en los medios. Para tratar de contrarrestar el alarde, Pedro Sánchez, líder de la oposición, viajaba a París, a entrevistarse con Hollande y con Valls, para obtener al menos un recuadro en las portadas periodísticas. Y sin embargo, las previsiones se frustraron por una imprevista coincidencia: los medios han pasado de puntillas sobre estos inanes acontecimientos para centrarse en la gran conmoción sembrada por el juez de El Vendrell y dos fiscales que decidieron registrar las sedes de CDC y de diversas empresas, detener a los principales presuntos implicados en la trama de corrupción y devolver a las portadas el escándalo. Quienes ven connivencias maquiavélicas entre los distintos poderes del Estado tendrán en este caso pocos argumentos donde sustentar su tesis. A lo mejor -y afortunadamente- la Justicia es más independiente de lo que nos pensamos.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También