Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Por el ojo de una aguja

En el Vaticano están de enhorabuena. Les acaban de aparecer cientos de millones
Whatsapp

En el Vaticano están de enhorabuena. Les acaban de aparecer cientos de millones. No, no es un milagro. La fortuna estaba ‘escondida’, no figuraba en los balances de la Santa Sede. Más que de dinero negro, estaríamos hablando de que ciertos departamentos han hecho aflorar lo que se habían ‘reservado’ en «cuentas particulares». Lo dice el cardenal George Pell, ministro de finanzas vaticano, en The Catholic Herald. Pell resalta que, felizmente, y gracias al hallazgo, las cuentas vaticanas están en mejor salud de lo que se pensaba. Hombre de Dios, una cosa es enfocar el lado positivo de las cosas, y la otra tomar al personal por bendito. No me malinterpreten, este articulito no va de anticlerical. El motivo del afloramiento no es otro que la auditoría encargada por Francisco, que está haciendo lo que desbordó a Ratzinger: limpiar una casa -digamos- con muchos rincones. Can Pixa. No exagero. Pell dice que «cuando Francisco se dio cuenta de que el sistema financiero vaticano había evolucionado de un modo que hacía imposible saber qué estaba pasando», nombró a un grupo de expertos para analizarlo y proponer reformas. Hace poco hablé con el neurocientífico Adolf Tobeña. Me aseguró que el poder, en todas sus manifestaciones, corrompe. Sobre todo a quienes ya tienen un temperamento favorable a aprovecharse de los demás, que son -qué casualidad- quienes suelen ocupar los lugares de poder. También me admitió que hay líderes totalmente benignos, aunque los podríamos contar con los dedos de una mano. Me gusta pensar, por esta y otras cosas, que Francisco es uno de ellos. Tengámoslo presente en nuestras oraciones.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También