Por las calles de París

La manifestación por las calles de París recordó por sus dimensiones a la que se produjo cuando la ciudad fue liberada del nazismo en 1944

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

La manifestación por las calles de París recordó por sus dimensiones a la que se produjo cuando la ciudad fue liberada del nazismo en 1944. La diferencia es que la actual fue de dolor y la otra de alegría.

De Gaulle encabezó aquella con la autoridad con que supo investirse a sí mismo. En el desfile por los Campos Elíseos no quiso ningún líder de la resistencia a su lado y cuando Bidauld se puso a su altura le espetó: «Señor, un paso atrás».

Aparte de la alegría de entonces y el dolor de ahora, hay otra diferencia: en 1944 se acababa una guerra; ahora continúa. La de ahora es una guerra sin frentes, con enemigos internos insospechados. No usan uniforme, sino que visten como cualquiera y como tal van a la oficina, al bar o al cine antes de tomar un arma y cometer el atentado.

Es un enemigo interior también en el sentido de que albergan en su interior el odio que les hace tan peligrosos.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También