Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

¿Por quién doblan las campanas?

Las campanas van a doblar, sobre todo por Mariano, por Pedro? o por mi amigo Juan

Emilio Mayayo Artal

Whatsapp
¿Por quién doblan las campanas?

¿Por quién doblan las campanas?

La mayoría de lectores de las tribunas de este periódico enseguida sabrán a que libro, y posterior película, me refiero con el presente título. Muchos inclusive lo habrán leído, es un buen relato. Ernest Hemingway publicaba en 1940 una narración compleja con fondo de la guerra civil española y muchos matices personales. Cada lector sacará las conclusiones que quiera. El título viene de más lejos, John Donne escribía un poema en 1624 cuyo final es: «por eso nunca preguntes por quién doblan las campanas: doblan por ti».

Leer es bueno, abre la imaginación y cultiva el intelecto. Te deja viajar a tu manera y uno se imagina las cosas como quieres, inclusive muy diferentes a las que ha pretendido plasmar el autor. Siempre se ha dicho que cada libro es lo que quiere que sea el lector. Lo mismo podríamos decir de esta tribuna que de lo que salen de la composición de las palabras, de las líneas a lo que se queda, dependerá de cada uno.

Es bien conocido que Hemingway era un entusiasta de España y que la llegó a conocer bien por sus varios viajes a nuestra tierra, también se implicó en la fiesta y las fiestas. Hemos sabido recientemente que Barak Obama en 1987 pasó por aquí camino de la tierra de su padre, Kenia, fue un viaje relámpago que de poco le sirvió. Parece ser que en fechas próximas tiene programada una nueva visita, esta como mandatario importante del poder económico mundial. A uno se le encienden las alarmas y la imaginación se le acelera ¿por qué ahora?

Los principales líderes de los partidos políticos que optan a la elección en la presente campaña electoral coinciden en que una tercera ronda sería un desastre. Vamos, que nos la jugamos el 26J. Pero todo sigue igual o parecido a lo que ocurrió en la primera votación, no se ponen de acuerdo de cómo hacerlo. Las cargas electromagnéticas de los cuerpos y mentes de los mencionados estadistas se repelen. No hay manera.

Los ciudadanos tenemos el derecho y el deber democrático de votar. Todos depositamos nuestro voto tras una profunda reflexión sobre las propuestas que nos ofrecen los diferentes partidos que concurren a las elecciones y todos conocemos los diferentes programas planteados. El problema es que muchas veces el voto sirve de poco. Son las posteriores alianzas, que las realizan los políticos elegidos, las que dan la gobernabilidad. A veces puede ser que la opción de uno se vea emparentada con su enemigo más acérrimo, políticamente hablando. No suelen ser aceptados estos inventos de gaseosa y posteriormente se pagan con mayor abstención en la siguiente convocatoria. ¿Cómo un socialista de toda la vida va a poder dar respaldo a un neoliberal del pepé? O bien ¿Cómo un pepero tradicional puede aceptar que lo mande un rojo izquierdista? Las mezclas están bien para los coktails.

El día de después ¿qué puede pasar? A parte de que todos habrán ganado, según el programa estadístico que empleemos (chi-cuadrado, T de student, Odds ratio,..) se deberá elegir un presidente. Si los sondeos no fallan y se acercan a lo que suena, nos quedamos parecido. Así, Mariano no tendrá apoyos, ya se lo dijo al rey hace poco (cómo un niño en el patio del colegio, no me juntan y debo jugar solo, pero tengo más de todo), se quedará con el plasma y a esperar. Pedro, Pablo y Albert son demasiado gallitos como para racionalizar y los partidos nuevos emergentes quieren mandar.

Ante la situación nacional irracional, son otras entidades las que nos van a poner firmes. La cuarta potencia de Europa (sic) no puede seguir así. Además, no podemos tener otra Grecia o bien otra gracia. La troika tiene que perdurar y con un posible gobierno radical no hay entendimiento, o poco entendimiento. Con lo que se ha ido viendo de corrupciones (y lo que debería salir) tras muchos años de gobiernos por los partidos que han mandado, no podemos ventilar tantísimos trapos sucios que están guardados. Creo que hay tanto miedo de agitar demasiado el árbol, como vino a decir Pujol.

Por lo tanto, días después de nuestra votación. Después de los primeros intentos de formar gobierno y de no conseguirlo, salvo que haya un descalabro de los sondeos. Unos días después, tiene planificado volver a España (sin pasar por Catalunya) el poderoso Barak Obama. Mi opinión personal es que viene para dar solución a este puzle maldito del laberinto español. Los intereses son importantes, tanto los europeos como los americanos. Le va a decir a Mariano que se aparte, es el gran lastre. A Pedro, que se ponga al lado y que su esfuerzo ha sido baldío. A Pablo, que una nueva Grecia no es posible, aunque Zapatero sea su consejero personal. A Albert, que es muy joven y ya le llegará (si obedece). En resumen que nos solucionará la papeleta, esta complicada papeleta y nos van a colocar lo que nos vienen diciendo desde el poder en funciones, el famoso pacto, pero con un nuevo careto al frente. Problema resuelto.

La moraleja de esta reflexión de ficción. Las campanas van a doblar, sobre todo por Mariano, por Pedro…o por mi amigo Juan. Ellos bien saben que están muertos. El problema o bien la suerte, es que desde hace mucho tiempo las campanas no doblan por nuestros muertos en los campanarios de nuestras iglesias, el pueblo no las puede oír y saber que hay muertos.

Temas

  • TRIBUNA

Comentarios

Lea También