Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Por un puñado de votos y 'clicks'

Whatsapp

No habría hecho falta. Está claro. Al final no llovió hasta bien entrada la madrugada y, por tanto, la Sindriada podría haberse celebrado en su emplazamiento adecuado, que es a pies de la Catedral. Pero la decisión estaba tomada, y basada en dos principios:el acto lo organizaba un promotor privado, y las previsiones, a la hora a la que debía tomarse la decisión, indicaban lluvia a raudales.

Indignarse inicialmente con el Ayuntamiento –a quien tendemos a presuponer organizador de todo el programa de fiestas– al conocer el traslado de un acto tan popular a un local privado es legítimo y comprensible, desde luego. Menos comprensible –pero respetable– es persistir en el enfado una vez conocidas las motivaciones.

Pero lo que resulta del todo intolerable es no sólo seguir agitando la polémica política y periodísticamente una vez se dispone de la explicación, sino además obviarla deliberada y negligentemente en tuits, declaraciones y artículos para así poder seguir alimentando teorías de la conspiración e insinuaciones de tráfico de influencias. Es deplorable afirmar que «nada hacía pensar que fuera a llover», (¿nada? ¿Meteocat no es voz autorizada tal vez?) o que «el consistorio ha optado por trasladar el acto», cuando el papel municipal (en éste y en tantos otros actos de iniciativa privada) era sólo de colaborador logístico.

Como chocante es también criticar la ubicación de los urinarios en 2015, cuando ya estaban exactamente ahí hace al menos una década y no parecían molestar. Triste evidencia de lo que se puede llegar a hacer en busca del aplauso fácil, de un par de votos o de un puñado de clicks y retuits.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También